Viernes, 04 de enero de 2008
OESTE

Conduces al Oeste huyendo de la luz,
alargando el momento de sombra
para acariciar mi pelo en la penumbra.

Por la ventana abierta
entra el olor a salvia,
a tierra humedecida,
a Dios en celo.

Amanecer hecho carne
tu cuerpo.
Y yo
en ti
como Ulises.

Gloriosamente Nadie.





Es un poema de Ver?nica Garc?a Moreno, de su libro Carne de Dios, XXI Premio C?lamo de Poes?a Er?tica, Gij?n, Cuadernos C?lamo / Gesto, 2007.




ENVIADO POR PORTAL DE POES?A

Tags: Verónica García M.

Publicado por gala2 @ 5:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios