Mi?rcoles, 11 de abril de 2007
De esta parte (Pr?logo del poemario Vecindades del aire)


Hay libros que nacen del dolor, otros del amor o de su p?rdida; algunos nacen de la observaci?n y del estudio consciente de un fen?meno?, y los hay, como ?ste, que brotan tras la lectura de un poema: Todo comienza con la llegada de un libro en forma de regalo; la casualidad quiere que el libro se abra por la p?gina 23 y que all?, ?entre dos luces?, surja la magia: ese reverso del aire (que bien pudiera ser el otro lado del espejo o las fases de la luna), esas vecindades inapelables de la incertidumbre, necesarias para comprobar que la nada colinda con la nada.

Hablo del bello poema que J.M.Caballero Bonald incluye en su Manual de infractores, recientemente publicado. Los versos finales de este poema: detr?s del aire, el aire, informan y cuestionan: de esta parte ?qu? queda? De esta parte queda, entre otras cosas, este poemario que tienes en las manos: concebido gracias a ese ?rastro de cenizas?, a ese ?largo velo incoloro? que es el aire atrapado por Bonald.

Los poemas contenidos en estas vecindades son fruto de la introspecci?n, de una cierta persistencia en la meditaci?n, y de una incorregible necesidad de la palabra c?mplice, desertora, displicente?, ir?nica. Una ?suite? de poemas en los que se muestran peque?as cosas, min?sculas sensaciones procuradas por los m?nimos detalles cotidianos: los externos (un ruido, un caf?, un libro, una carta, una alfombra, una rosa?) y los internos (el dolor, el desamor, el recuerdo, las pesadillas, la b?squeda de respuestas?).

Vecindades del aire est? lleno de sugerencias, de preguntas, de dudas?; y concluye con la evidencia del vac?o en el sentido m?s oteizano del t?rmino: ?se que, desde el reverso del aire, procura una profunda sensaci?n de levedad: la misma inconsistencia que, parafraseando a San Juan de la Cruz, permite el ?nico vuelo capaz de dar sentido a nuestro paso por el mundo.

Sin embargo, Vecindades del aire no es, ni lo pretende, un libro ?grave?; ni siquiera el car?cter ontol?gico de algunos de los poemas consigue eclipsar los matices de su ingr?vida fortaleza. Sus p?ginas son un gui?o, un deseo manifiesto de complicidad, una invitaci?n a la empat?a.

Es un libro para quien conoce y frecuenta, como tan bien se?ala Bonald, ?los intramuros irreparables de la soledad?: Poemas para leer siguiendo el orden deseado; versos para degustar sin prisas o para devorar si el tiempo apremia. Palabras para releer cada vez que necesites inventarte la vida: Vecindades.

Angela Serna

Txalaparta, 31/12/05

Tags: vecindades del aire

Publicado por gala2 @ 5:30  | RESE?AS
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nombre
Mi?rcoles, 11 de abril de 2007 | 10:40
Hola, tengo un blog sobre televisi?n, es nuevo, y me har?a mucha ilusi?n que entraras. !!!! te dejo la direcci?n:

www.lamoscadelatele.blogspot.com

Muchas gracias y un saludo
Publicado por Candi
Mi?rcoles, 11 de abril de 2007 | 12:47
Buenos d?as, ?ngela:

He tenido el gusto de escuchar personalmente a ese joven de ochenta a?os, llamado Jos? Manuel Caballero Bonald, recitar algunos versos de _Manual de infractores_, que me han dejado un recuerdo inolvidable y me han hecho ir corriendo en busca del libro. T?, m?s fecunda, has dado a luz _Vecindades del aire_. Enhorabuena. Intentar? penetrar tu aire.

Saludos.
Candi
Publicado por Gala
Martes, 24 de abril de 2007 | 18:12
Hola amigos: aprovecho para responderos a los dos. Entrar? en el blog que me anuncias y te agradezco que hayas visitado esta p?gina. Y, en cuanto a lo que dices Mariano, qu? envisia me das. Nunca tuve ocasi?n de escuchar a Bonald en persona...! Coincido contigo en lo de "ese joven de 80 a?os": ?Qu? vitalidad y que mente, mon dieu! Gracias a los dos por haber estado un momento por aqu?.
Publicado por Gala
Jueves, 26 de abril de 2007 | 10:02
Perdona, Candi, te he cambiado el nombre... Algo hace que te asocie con Mariano, espero que no te moleste. Un saludo.