S?bado, 03 de febrero de 2007
Invitaci?n a Blogcindario. Tienes la palabra

(?ngela mall?n)


Un ?gora de la polis. Un centro de rehabilitaci?n. La plaza del pueblo.

Una casa sin puertas. Un techo. Pan.

La palabra que te da la mano.

La palabra que te da la pauta.

La palabra que te da la palabra.

Autopista, carretera secundaria, camino vecinal, V?a Apia, camino de cabras. Cada palabra es una ruta. Tanto si tomas la m?s directa, como si tomas las de Villadiego; la palabra te abre la puerta, la cerca, la barrera de la libertad.

Palabra es p?jaro en mano: carpintero, de cuentas, cantor... Ciento volando. P?jaro de buen ag?ero. Rara avis. La p?jara.

Palabra es acci?n y reacci?n, flexi?n y reflexi?n, versi?n y revisi?n. Voz. Aire. El principio de la trasformaci?n. Alquimia. Magia.

Tienes la palabra. Tienes la piedra filosofal. La preciosa piedra. La piedra que nunca debes arrojar.

Aqu? tienes el testigo, el peque?o objeto que nos pasa ?ngela Serna, la poeta que no se queda con la palabra. La poeta que corre y conf?a. La poeta que alcanza y cede. La poeta que embellece y regala.

Tu turno.
Publicado por gala2 @ 13:15  | PALABRAS DE POETAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nombre
Jueves, 12 de julio de 2007 | 2:19
recojo mi turno y dejo a audre lorde por m?...

Nati


"Tu silencio no te proteger?. La transformaci?n del silencio a lenguaje y acci?n es un acto de revelaci?n y siempre parece estar lleno de peligro. Buscando la causa del silencio, cada una de nosotras dibuja la cara de nuestros miedos ? miedo de ser odiada, miedo de ser censurada, de ser juzgada o reconocida, de ser retada, (...)
Pero sobre todo, yo pienso, tememos la misma visibilidad sin la cual no podemos vivir.
Y esa visibilidad que nos hace vulnerables es la misma que es la raz?n de nuestra fuerza.

Es necesario ense?ar viviendo y hablando esas verdades en las que nosotras creemos y conocemos m?s all? del entendimiento.

Ya hemos vivido todos nuestros miedos, en silencio, menos la muerte. Y ahora todo el tiempo me recuerdo a m? misma que si hubiera nacido muda, o hubiera mantenido una promesa de silencio toda mi vida buscando seguridad, aun as? hubiera sufrido. Y aun as? morir?a."

Audre Lorde