Jueves, 01 de febrero de 2007
Queridos hermanos poetas, compatriotas poetas,

os invito a leer estas palabras que fueron pronunciadas en el a?o 1921, cuando pocos de nosotros hab?a visto la luz del mundo y a la mayor?a de nosotros le faltaban muchas d?cadas para ser un proyecto.

Estas palabras ya fueron encontradas entonces para definir lo que casi todos buscamos, aquello en lo que deseamos incubarnos.

Somos unos reci?n llegados. Tanto el galardonado como el in?dito, as? el visionario como el cl?sico, compartimos el puesto de ?ltimos de la fila, farolillos de cola. Muchos ya lo han visto antes, nos lo han dicho antes: la poes?a no es el reino de la egolatr?a, es la cosmogon?a que le es dado intuir a quienes modesta y valientemente abren su esp?ritu a las leyes y a las trampas de la percepci?n y de la emoci?n.

Os dejo ante la voz musicada y sabia del abuelito Huidobro. Abrac?monos todos a escuchar su palabra.

?ngela Mall?n



? La poes?a

(Fragmento de una conferencia
le?da en el Ateneo de Madrid
el a?o 1921 por Vicente Huidobro)

Aparte de la significacion gramatical del lenguaje, hay otra, una significacion m?gica que es la ?nica que nos interesa. Uno es el lenguaje objetivo que sirve para nombrar las cosas del mundo sin sacarlas fuera de su calidad de inventario; el otro rompe esa norma convencional y en ?l las palabras pierden su representaci?n estricta para adquirir otra m?s profunda y como rodeada de una luminosa que debe elevar al lector del plano habitual y envolverlo en una atm?sfera encantada.
En todas las cosas hay na palabra interna, una palabra latenta y que est? debajo de la palabra que las designa. Esa es la palabra que debe descubrir el poeta.
La poes?a es el vocablo virgen de todo prejuicio; el verbo creado y creador, la palabra reci?n nacida. Ella se desarrolla en el alba primera del mundo. Su precisi?n no consiste en denominar las cosas, sino en no alejarse del alba.
Su vocabulario es inficito porque ella no cree en la certeza sino en las probabilidades. Y su rol es convertir las probabilidades en certeza. Su valor est? marcado por la distancia que va de lo que vemos a lo que imaginamos. Para ello no hay pasado ni futuro.
El poeta crea fuera del mundo que existe el que debiera existir. Yo tengo derecho a querer ver una flor que anda o un reba?o de ovejas atravesando el arco iris, y el que quiera negarme este derecho o limitar el campo de mis visiones debe ser considerado un inepto.

El poeta hace cambiar de vida a las cosas de la Naturaleza, saca con su red todo aquello que se mueve en el caos de lo innombrado, tiende hilos el?ctricos entre las palabras y alumbra de repente rincones desconocidos y todo ese mundo estalla en fantasmas inesperados.

... La Poes?a es un desaf?o a la Raz?n, porque ella es la ?nia raz?n posible. La Poes?a no puede inducirnos a error porque la poes?a es mientras que la raz?n est? siendo.
La Poes?a est? antes del principio del hombre y despu?s del fin del hombre. Ella es el lenguaje del Par?iso y el lenguaje del Juicio final, ella orde?a las ubres de la eternidad, ella es intangible como el tab? del cielo.
La Poes?a es el lenguaje del Para?so. Por eso s?lo los que llevan el recuerdo de aquel tiempo, s?lo los que no han olvidado los vagidos del parto universal ni los acentos del mundo reci?n creado, son poetas. Las c?lulas del poeta est?n amasadas en el primer dolor y guardan el ritmo del primer espasmo. En la garganta del poeta el universo busca su voz, una voz inmortal.
El poeta representa el drama angustioso que se realiza entre el mundo y el cerebro humano, entre el mundo y su representacion. El que no haya santido el drama que se juega entre la cosa y la palabra, no podr? comprenderme.
El poeta conoce el eco de los llamados de las cosas a las palabras, ve los lazos sutiles que se tienden las cosas entre s?, oye las voces secretas que se lanzan unas a otras palabras separadas por distancias inconmensurables. Hace darse la mano a vocablos enemigos desde el principio del mundo, los agrupa y los obliga a marchar en su reba?o por rebeldes que sean, descubre las alusiones m?s misteriosas del verbo y las condensa en un plano superior, las entreteje en su discurso en donde lo arbitrario pasa a tomar un rol encantatorio. All? todo cobra nueva fuerza y as? puede penetrar en la carne y dar fiebre al alma. All? coge ese temblor ardiente de la palabra interna que abre el cerebro del lector y le da alas y lo transporta a un plano superior, lo eleva de rango. Entonces se apodera del alma la fascinaci?n misteriosa y la tremenda majestad.
Las palabras tienen un genio rec?ndito, un pasado m?gico que s?lo el poeta sabe descubrir porque ?l siempre vuelve a la fuente.
El lenguaje se convierte en un ceremonial de conjuro y se presenta en la luminosidad de su desnudez inicial ajena a todo vestuario convencional fijado de antemano.
Toda poes?a v?lida tiende al ?ltimo l?mite de la imaginaci?n. Y no s?lo de la imaginaci?n, sino del esp?ritu mismo porque la poes?a no es otra cosa que el ?ltimo horizonte que es a su vez, la arista en donde los extremos se tocan, en donde se confunden los llamados contrarios. Al llegar a ese lindero final el encadenamiento habitual de los fen?menos rompe su l?gica y al otr lado,en donde empiezan las tierras del poeta, la cadena se rehace en una l?gica nueva.
El poeta os tiende la mano para conduciros m?s all? del ?ltimo horizonte, m?s arriba de la punta de la pir?mide, en ese campo que se extiende m?s all? de lo verdadero y lo falso, m?s all? de la vida y de la muerte, m?s all? del espacio y del tiempo, m?s all? de la raz?n y la fantas?a, m?s all? del esp?ritu y la materia.
All? ha plantado el ?rbol de sus ojos y desde all? contempla el mundo, desde all? os habla y os descubre los secretos del mundo.
Hay en su garganta un incendio inextinguible.
Hay adem?s ese balanceo de mar entre dos estrellas.
Publicado por gala2 @ 18:08  | PALABRAS DE POETAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Elena Buixaderas
Mi?rcoles, 23 de mayo de 2007 | 13:13
Compartiendo mi admiracion por la poesia chilena, particularmente por Huidobreo y Parra, me permito a?adir unas palabras de Huidobro que he le?do esta ma?ana en el tranv?a, atravesando Praga:

Un poeta debe decir aquellas cosas que nunca se dir?an sin ?l.

S?lo por medio de la poes?a el hombre resuelve sus desequilibrios.

As? sea.