Domingo, 21 de enero de 2007
Palabras para Peralto


?ngela Serna
Vitoria-Gasteiz



Cuando Pedro M. Domene me escribi? invit?ndome a participar en este homenaje a Francisco Peralto no dud? un instante que la respuesta deb?a ser ?s?. S? a dedicar un tiempo a este hombre que - sin haberle visto ni hablado con ?l - me merece toda la admiraci?n y el respeto.

As? es la vida...........

En ocasiones, el talante y el talento ? se lo comentaba a Pedro en mi carta ? bastan para que se produzca la magia de la amistad.

Llegados a este punto, ese ?s? surgido espont?neamente me llev? a pensar c?mo podr?a acercarme a Francisco Peralto, de qu? manera podr?a entrar sin ruido en su vida, en su obra... ya que, durante un tiempo, tendr?a que convivir con ?l en mi mente y en mi escritorio.

De inmediato se me vino a la cabeza aquel verso de Baudelaire en el que dec?a ?J?ai plus de souvenirs que si j?avais mille ans?, y se me antoj? que otro tanto podr?a decirse de Francisco Peralto, un hombre con una trayectoria vital, profesional y art?stica ? si es que las tres no son una ? dif?cil de resumir en unas l?neas.

?C?mo rendir homenaje a alguien que ha amado, que ama la literatura en todas sus manifestaciones, que de su profesi?n ha hecho arte y que, por encima de todo, ha apostado y sigue apostando por las personas?

Probablemente acudiendo a su obra, dej?ndose impregnar por sus sabias palabras, por sus bellos visuales, por su soberbia labor de impresor y editor...

Dicho y hecho.

Como, adem?s, desde hace tiempo mi cabeza toma y retoma la vida y obra de Francisco Peralto en el af?n de dar forma a un Monogr?fico para la revista Texturas, de repente recuerdo aquel magn?fico n?mero que la revista Canente le dedic? en 1991.............................................Y de nuevo me sumerjo en su poes?a

?me
h
u
n
d
o
en lo m?s terrible
de la noche.?
Sumergirse en la poes?a de Francisco Peralto es como entrar en el mar, dejarse arrastrar por las olas y mirar el horizonte en la hora del ocaso: esa hora en la que los contrarios se confunden y en la que cada segundo es apurado como si fuera el ?ltimo.

recorro sus espacios:

?M?laga engalanada por el C?firo
azul
Ciudad sin l?mite preciso
rebosante en henares y vendejas
?leo detenido en el adarve
sobre pitas
almendros y pinares
Mar de torres
de calles y terrazas
Ub?rrima de soles y salitre
Ed?nico vergel sobre la espuma?


Recorrer la poes?a de Francisco Peralto es adentrarse en sus paisajes: topograf?a exterior que acaba dando forma al territorio ?ntimo: luces y sombras de una existencia en la que agua y piedra confluyen irremediablemente.

me dejo atrapar en sus sue?os:

?Aclamar? la belleza
como ?nico sistema de salvaci?n v?lido?


Dejarse atrapar en los sue?os de Francisco Peralto es abrir la puerta a los otros ?yo? que nos habitan: dialogar con cada uno de ellos, sujetar las riendas de la ?utop?a? y conocer los propios l?mites sin olvidar que m?s all? est? l?inconnu: el viaje deseado: ?nico tal vez.

intento dar respuesta a sus preguntas:

??Cu?ndo amanecer???
La poes?a de Francisco Peralto abre tantos interrogantes que conduce directamente al infierno y, sin un Virgilio que muestre el camino, vagamos, solos, en esa hora en la que, como dice Lionel Ray, ?todo se hace abismo?, incluida la certeza.

me imagino parte de sus collages:


Colores, formas... se dan cita en un espacio que invita a ser ocupado, invadido, saturado incluso: caleidoscopio, holograma en el que cada parte es el todo: fragmento del fragmento, compendio, historia interminable a la que, inevitablemente, imaginamos pertenecer.

...........................................................................y hago de mi inmersi?n un RITUAL

Desde la discreci?n, aliada perfecta del trabajo - sin alardes -, Francisco Peralto ha sido capaz de construir un telar para los libros, de tejer una s?lida red para las palabras y de levantar un sutil velo de color tras el que - cual celos?a - dialogar con las im?genes. Las palabras aprendidas ser?an insuficientes para decir m?s all? de las palabras lo que la literatura, el arte, la cultura con may?sculas le debe a Francisco Peralto en este pa?s.

?C?mo rendir homenaje a alguien...?

Somos lectores de una parte de su obra, conocedores de un manojo de sus visuales, admiradores de su labor editorial, pero, al fin y al cabo, desconocemos casi todo de ?l.

?C?mo rendir...?

Rindi?ndonos, poni?ndonos a la escucha del coraz?n, ?se que en su d?a nos abri? las puertas de ?Corona del Sur? y, sin darnos cuenta, nos ofreci? un espacio en el que compartir palabras y vino de la tierra.

Hasta que ese momento llegue,
amigo,
anticipo estas palabras
dictadas por el viento
en una noche de insomnio:


Palabras para Peralto

Tu soplo da vida a mi barro
a la tierra
al sol
Mueve las nubes y el agua ...

Monte Coronado, Francisco Peralto

En el principio fue todo:

tu ALEPH me dio la clave
transport?ndome a universos
olvidados
y volv? a las m?ltiples visiones
de emociones in?ditas.

Tu mundo conten?a mi mundo
y nos vi errar de Oriente a Poniente
del Septentri?n al Mediod?a
hasta coincidir en ese punto coronado
tan tuyo como m?o.

Luego no vagamos m?s,
divagamos por desfiladeros blancos,
alzamos los brazos al sol,
cruzamos nuestras manos ...
y surgi? la magia de la escritura:
Arcilla y carne en permanente di?logo.

Desde entonces,
tu ALEPH, que es mi ALEPH,
me regala tu silueta cada vez
que el cartero llama a mi puerta.


(A este texto le faltan im?genes. Disculpas, soy nueva en esto)

Tags: ÁNGELA SERNA

Publicado por gala2 @ 20:47  | POETAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios