Lunes, 26 de abril de 2010

Una mujer desnuda en el jardín espera,

no eres tú y sin embargo tuvo tu nombre un día.

 

Las olas son caballos con crines de azucena

que el viento agita como un almendro viejo,

la luna es un jinete de plata galopando,

                                                                                  si tú pudieras verlo.

Recuerdas que te dije:

Tus labios son el rojo que viste a la amapola.

Contigo junto al mar todo canta más alto.

En tus ojos azules aún se escuchan las olas.

 

Ahora me pregunto

                                           de qué serviría aquello,

ahora que estoy tan solo

                                                   como lo estaba entonces.

 

Tú nunca comprendiste

                                                   que los besos

                                                                       no mueren en los labios

y que en cada palabra

                                             yo te dejaba

                                                                       la llave de una puerta.

                 

Las alas de una alondra madrugando,  XII Premio de Poesía Joven “Antonio Carvajal”, Madrid, Hiperión, 2009.




PORTAL DE POESIA


Tags: David Rey Fernández

Publicado por gala2 @ 6:20  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios