Domingo, 25 de abril de 2010

Un volcán bramó en su cuerpo

Un corazón que zozobraba

Sólo con su sonrisa

Ella le alegra el alma

Le devolvió la vida

La que le regaló

En una noche de calma

La LUNA los contemplaba

Y recorría sus cuerpos

Su luz los eliminaba.

***

 

Cual vieja campana

Su corazón repica

Dentro de su corazón

Sonidos del alma

La quiere… la ama…

Ella es pura calma.

 


Tags: ANTONIO MOLINA MEDINA

Publicado por gala2 @ 3:29  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios