Viernes, 09 de abril de 2010

 

LA LLAMA

 

Sí, busco la sombra

porque el sol me abrasa,

se metió en mi alma,

me dio su calor,

removió mi entraña.

Porque ella es de fuego,

de llama, la llama, me llama.

Donde un corazón, se quema

en sus brasas de azulada llama.

 

TIERRA

 

De los olivares los olivos

De la olivas tierra mía

Tras el brillo de tus ojos

brota la vida, dos olivas verdes

se acurrucan en su alma.

Transgredir lo infinito,

lo efímero, lo banal,

lo lícito.

Brillo de cuerpos.

Perenne amistad.

Sórdida

tejedora la vida.

 

EL QUERER

 

Las cosas del querer

cuando entran en tu vida

ya no tienen solución

cuando se quiere de veras.

 

Los caminos están plagados

de rosas llenas de espinas

que rasgaron tu cuerpo

dejando tu piel a tiras.

 

Si lo puedes atrapar

no lo dejes por perdido

el amor es libertad

de querer al ser querido.

 

Hay muchas clases de amores

pero pocos consentidos

los del cuerpo se desfogan

y luego viene el vacío.

 

Pero si ese amor te envuelve,

el que brota de tu alma,

proviene del corazón

es un amor con sentido.

 

La pasión no se controla

El fuego quema tu cuerpo

Con el ardor del contrario,

que se acaba en un momento.

 

El amor es complaciente

cuando proviene de dentro

del espíritu valiente

consecuente del deseo

de querer eternamente.

 


Tags: Antonio molina m

Publicado por gala2 @ 5:28  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios