Mi?rcoles, 03 de febrero de 2010

TIEMPO, CENIZA

 

Tiempo, ceniza, tierra seca

en las gradas del pecho.

Tenue terror de semillas perdidas

por las dunas de antaño,

aunque ahora nada crepite

a no ser las hojas culpables

engarzadas al otoño.

 

Hay residuos de alondras,

crines de caballos quemados

que galoparon por desiertas playas,

soledad de tierras inmensas,

olvidos de ecos dilatados

por las arrasadas montañas.

 

Praderas, gastadas praderas

y horizontes de oro

adonde nuestra vida se adhiere;

nada florece ya bajo la luz estéril,

ni las nubes se ahílan

en los ciegos péndulos de los astros.

 

¡Oh pasión de otro tiempo!

Nadie se explica, nadie,

cómo algo puede vivir en una rama

acabada en niebla

y suspendida sobre nuestros ojos.

 

¡Paraísos quemados!

iOh mundo azotado por el vendaval del amor!

¡Oh párpados hundidos en brazos adorables!

 

Tiempo, ceniza, tierra seca,

en los ojos,

y en el pecho

ese reloj de arena

que mide nuestra confianza de existir,

que gotea grano a grano

un poco de agua

tomada en las axilas de la lluvia

sobre esta tierra devastada y seca,

jardín de flores fósiles y arañas.

 

 

  Antología 1927-1987 (Selección e introducción de Emiliano Fernández) , Gijón, Trea, 2009.

PORTAL DE POESÍA


Tags: Basilio Fernández

Publicado por gala2 @ 20:30  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios