S?bado, 12 de diciembre de 2009

¡ SALVE, MAJESTAD, SALVE !

 

 

 

 

“… mantén abierta la mente, el corazón y los ojos,

sé solidario y nunca, nunca pierdas el tiempo”,

- me dijo apuntándome con el dedo y con un pie en el estribo -

y aquel buhonero de oro, entre la ingente barahúnda de su carro,

tomando las riendas desde el pescante,

azuzó al rocín y se fue;

… al atardecer, o en las medianoches, sin embargo,

por el más negro horizonte suelo verlo aparecer;

es una tenue luz que apenas rompe, brilla y muere, únicamente, sólo;

pero en ese instante el cielo arde, el monte arde, y los ríos,

y el corazón total del dios;

después se hace el silencio;

… incluso puedo recordarlo ahora exclamando al saludar:

¡ salve, majestad, salve…!

abriendo los brazos, sonriendo.

 

 

 

 

 

                                   […del libro “Libertad: cantos menores”]





Tags: orion de panthoseas

Publicado por gala2 @ 4:46  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios