S?bado, 28 de noviembre de 2009


LA PIEL
, tu piel y mi piel,

Nuestras pieles fundidas en un abrazo

De luz  de placer inigualables

Debajo de la ducha, húmedas

Y suaves, con profusión de gel

Aromático,… y deliciosas al tacto.

Esa sensación de ayer, única,

Leinaz, primera en mi experiencia,

Preciosísima; y de una belleza tal,

Que me elevó al paraíso del gusto.

Es tu piel y mi piel, de una tersura

Tan dulce y extraña a la vez,

Que… ¡ojalá se vuelva a repetir

Amigo mío,, por muchos años,

Pues tantos deseo conservarte!

Eres tan exquisito, en el trato,

Y al tiempo, en el acto de entrega,

De confraternización, que es mi deseo,

Tenerte años y años en libertad.

Sé que siempre tendrás tu sitio

En mi corazón, un sitio que nadie

Puede ya arrebatarte, ¡oh dulzor!

Tu ternura y vigor inundan

Los recovecos de mi alma, y…

Es tanto mi deseo por tenerte

Tendido junto a mí sobre las sábanas.

 

Es tal mi emoción de tu refriega,

Tan emocionante el frotar de tus manos

Por mi epidermis, que he grabado

Esta escena en mi recuerdo como un regalo

Preciosos de los dioses, --¡y ternura!—

Dando gracias por ello, al cielo.

 

                                              

 

ME CONSIDERO DICHOSO DE TENERTE

Como un ser excepcional, ¡oh Leinaz!

Entre mis amigos, eres tan especial,

Tan digno de mi confianza, cariño,

Que doy mil gracias al cielo

Pòr haberte encontrado en Mayo,

De forma imprevista y maravillosa.

Significas ya, tanto para mí,

Ha sido tan rápida y fructífera

La comunicación entre tu ser y mi ser,

Tan dulce a la vez, que aún me sorprende

Como obra Dios sus milagros. Cómo

Rebosa y colma Dios a los suyos,

Cómo nos une y nos encuentra

Y nos da aliento para seguir adelante.

 

Y encima, Leinaz, eres tan bello

Por dentro y por fuera, que dijere yo

Que eres un ángel poderoso reencarnado,

Por la Gracia de Dios todopoderoso.

Ante ti estoy, compañero, y de sol

Irradian sus rayos nuestras almas

Por comunicarnos, no sólo de palabra,

Sino de luz y gesto en lo íntimo.

¡Por favor, en lo íntimo, Leinaz!

Que sea nuestra amistad un gozo,

Pleno en libertad de amarnos,

Sin coacciones, Amor mío,

Por siempre, sin titubeos, indefectiblemente.

 

 

 

POR AMOR, TE ADORO LEINAZ,

Aunque esté feo reconocerlo

Abiertamente y sin titubeos, doncel.

En mediana edad estamos,

Ni demasiado jóvenes ni viejos,

Dignos de la soltura de la lengua

Y equiparables a soles radiantes.

Te amo con “locura” y paciencia

A la vez, te amo con tal intensidad

Que mi disfrute es máximo en el otrora.

Te vivo en el presente, y te recuerdo

Con un regusto tal, que pienso eres,

Eres el mejor regalo que me ha pasado

En “mi torpe vida” como humano.

¡Oh tú, mi tierno rubor, tu vigor

Me subió la color del rostro, ayer!

Es tan intenso mi recuerdo, tan actual,

Tan vivo, que te siento muy cerca

Precioso: querubín de entendimiento

Que no se arroba en el entendimiento de la luz,

¿Porque es lumen, esencia, pureza,

Claridad misma, chispa divina, pleno Amor!


Tags: amado amores

Publicado por gala2 @ 4:14  | POEMAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nombre
S?bado, 28 de noviembre de 2009 | 18:03
el miedo a romperte como un cristal cuando te entregas es grande. Aun as? la vida no seguir?a si no lo hiciera.