Viernes, 13 de noviembre de 2009

 

DÁMELA, amor mío, que quiero

Chuparla, tenerla en mi boca, cariño,

Succionarla con fruición, totalmente:

¡Qué hermosa es, qué hermosa!

Y las hay de todas formas,

Más largas, más cortas, más redondeadas,

Más romas, más lustrosas y menos,

Más gruesas, más delgadas, tremendas…

 

A veces dulces, a veces saladas,

Con  aromas a calostros, calientes,

O dulcísimas, serenísimas y pausadas.

 

No tengas prisa, primor, que esto

Es hacer el amor, no salir pitando.

Dame gozo, sementera pura,

No salgas corriendo con tanta premura.

¡Qué hermoso capullo, qué hermoso!

 

En mi boca ensalivada está

Tan dura como el cemento, tu polla.

¡Qué preciosidad cuando se compagina

Con los besos celestes y celestiales!

 

Quiero ir al mundo contigo, amor,

(Estoy pasando una crisis, necesito

Hacerlo. Hace tanto tiempo que no ligo).

Dámela, ponla en mi boca y luego

Aprieta para adentro, y enchúfala, amor,

Por el trasero al interior de mi cuerpo.

¡Viva el amor, viva la vida; qué hermosa!

 


Tags: poesia erótica A.A.

Publicado por gala2 @ 5:03
Comentarios (0)
Comentarios