S?bado, 07 de noviembre de 2009

 

 GÉNESIS DEL ABSTRACTO

 

La materia viva del cuadro existe más allá

de su trayecto,

pincelada al relieve pulcro del color, el don del trazo

rectilíneo, nacido azul, rojo, púrpura, vivo mineral

eclosionando, ondas de agua fluyendo

incesantes, aleves.

 

Sutilidad en formas.

 

En el ángulo disidente, la concepción formal,

lenguaje cromático.

 

Instante y abstracción compartidos, verticalidad

y contraste en simbiosis,

la mirada sostenida en un perfil inaudible,

en una progresión sin tendencia

 

génesis perfecto sin ser luz en la retina

sin ser sombra o confusión,

evocación recreada, informe,

constante versatilidad deshilada en movimiento.

 

Azar, pureza anaranjada, ocre.

 

Canto polícromo que late o muere

a merced de la razón o del ojo.






CAUTIVERIO DE JEAN GENET   

 

Cuando los pliegues de la sangre son espadas

o transparentes gaviotas, los años son un maleficio

de ásperos desengaños o arrebatadas profecías.

 

Pero esa juventud

termina en las sucias charcas,

en el hedor de un salario

para pagar la cal entre las tumbas

y hay delirios de barro y canales de flores

bajo la lengua de adorables víboras.

Cuando vigilan

los feroces jinetes de las luciérnagas

y las lechuzas escarban la tierra con cuchillos

el sabor del carbón

entra en la boca del centinela o del suicida

con el perfume de un polvo sagrado. 

 

Y hay un ángel que escribe a oscuras

como sicario de azules serpientes, corroyendo

los recodos sutiles de la vida,

atrapado en el cultivo más huérfano

de todos los silencios.







CUANDO LA VIDA TOCA FONDO   

 

Sobrecoge la apesadumbrada costumbre

en este alfiletero de ciudad

con sus veranos baldíos

y la yugular colgando como un kimono

de una cornisa de la luna

 

las tardes eclosionan entre golondrinas apáticas

precipitadas de algún atardecer

cuando la vida toca fondo entre veniales melancolías

 

se encogen los sueños en una almohadilla floreada

donde desvarían duendes abúlicos

y lobos menguantes buscan analgésicos

para su aullido parturiente

 

ladran los perros a una luz ojerosa

en las noches infectadas de burdel

con sus páramos de perdedores

entre la neblina acuchillada por la tristeza.

 

 

Florentino Gutiérrez Gabela (León, España. 1953). Poemas publicados en revistas de Internet, entre otras en: Letralia, Destiempos, Palabras Diversas, Revista Cultural Almiar Margen Cero. También tiene varios libros publicados: Liturgia del Tiempo, Caballos del Paraíso, Últimas Devociones y La Vida y Otros Agravios. (VisionLibros).

 

 


Tags: Florentino G.Gabela

Publicado por gala2 @ 4:05  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios