Lunes, 24 de agosto de 2009

 

 LA VEJEZ DE CATULO

 

Para Ana Corría

 

AUNQUE PUEDA sonar contradictorio,

la vejez siempre llega de improviso:

Lesbia ya no te lee, y de Juvencio

sólo sabes que es padre, se ha casado,

reniega de tu boca, y se avergüenza

de haber sido tu amante tantos años.

 

De nada serviría que volvieras

a ser joven de nuevo, pero a veces

te invade la nostalgia de aquel tiempo

en que fuiste dorado como un dios,

hermoso como un rey entre titanes.

 

 

Tras la puerta tapiada, Hiperión 2009 ( Premio de poesía Hiperión).


Tags: Francisco J. M.Morán

Publicado por gala2 @ 11:37  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios