Domingo, 15 de marzo de 2009

 

                                                     JERICÓ

 

 

 

 

.. cuando estaban a punto de derrumbárseme las murallas,

las que defendieron mis besos terrestres contra el frío, contra los golpes y las voces de ira

y vi que no había más remedio que agarrarme a mí mismo por las solapas

para sostener mis piedras y sostenerme con ellas, fue cuando me dije con furia:

“si no eres capaz de comprender, de aguantar el dolor y en soledad transformarlo,

no servirás para dios ni  para guerrero ni para padre;

y si no eres capaz de juntar las manos y sostener a un tiempo el pus, el orín y la vida,

entonces es que eres un bárbaro y cuanto has tenido, vivido y quemado,

cuanta ceniza habita en tus ojos sin agua, no te dará una amapola

ni nada de ello te traerá el resplandor del trigo;

… pregúntate, pregúntate – me exigí de nuevo – y recuerda los hechos

en que estuviste a punto de ser flor admirable, de recuperar tus lágrimas y horas de piedra

tras el fin y el desastre, recuerda dónde y por qué caíste muerto entonces”;

… en definitiva, no sé por qué resisten los huesos o por qué se incendia el mar

cuando baja el lodo por los anaqueles del corazón y todo gime, se desvencija y tiembla;

... cual toscos milagros, se supone que así se estructuran y determinan los hechos:

decisiones de hierro con que afrontar las turbias e irreverentes horas que aún han de venir;

las de este interminable, purificador e incondicional combate.

 

 

 

 

http://www.oriondepanthoseas.com

[Weblog literario del autor: poesía, relato, novela, filosofía y otros]

 


Tags: ORION DE PANTHOSEAS

Publicado por gala2 @ 5:30  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios