Viernes, 30 de enero de 2009


 

Noticia de último momento

 

De acuerdo con lo informado por los medios, anoche se produjo una fuerte colisión.
Aparentemente, y de acuerdo a los peritajes, un beso de mi boca, que se dirigía con rumbo a la tuya chocó de frente contra el vacío de tu ausencia.
Si bien no hubo que lamentar víctimas fatales, mi corazón herido gravemente por la realidad decidió internarse en un sueño, en el cual puede imaginarte a mi lado.
Testigos del hecho afirman que fue desgarrador ver como mientras era trasladado, gritaba enamorado tu nombre...

 

Regreso inesperado

 

Me he despertado en medio de la noche,
y nuevamente te encuentro,
sentada en el borde de mi cama,
viéndome en silencio,
con esa fría mirada que ensayaste,
esa mirada casi sin ojos, ni dirección...

¿Sabes?... no creí que volverías,
pero sin embargo tus pálidos labios,
que practican sin éxito todas las sonrisas ,
me demuestran el porqué de tu regreso...
Mmmm, es lógico, uno se cansa de todo,
incluso de ser un recuerdo...

Sin embargo, esta aparición tuya,
tan repentina, tan silenciosa,
en medio de lo oscuro de la noche,
no me permite comprender del todo
la urgencia de tu presencia...

¿Porqué no hablas?,
¿Es que acaso tienes miedo
que no te responda?...

No temas,
soy el mismo ingenuo soñador de siempre
y hasta podría creerte una vez más,
si quisieras volver a mentirme...

Me lastimaste, es cierto,
sufrí mucho por vos,
pero ahora que volviste, todo está bien,
ahora que estas de nuevo conmigo,
ya hay rencores que nos separen...

Pero...

¿Porqué sigues sin hablarme?,

y... ¿Que sucede con tu cuerpo?...

¿Te estás desvaneciendo?...

Ahora entiendo...

Discúlpame fantasma amigo...

una vez más, te confundí con ella...


 

 

 

Amo tus instantes

 

 

Tu piel en mis manos es arcilla,

que se deja modelar al ritmo de mi deseo...



Te entregas...

Y en tu cuerpo suave agoniza la razón,

mientras tus sentidos me sienten...



Entonces...

Le doy a tus manos lo que ansía tu interior

mientras mi boca y la tuya desaparecen en el beso...



Allí...

Lleno tus vacíos con mi espacio despierto y,

sabiendo que el disfrutarte no es eterno,

troto en tu deseo, sin apurar el llegar a destino...



Escucho tus quejidos...

Y mis oídos los traducen en dedicación,

por eso, el explosivo estallido se demora

atesorando el tiempo de esta conexión,

extendiendo el plazo de saborearte...



La magia hermosa del momento

jamás cuestiona el después...



Será que he aprendido

que el para siempre no existe...

Solo el recuerdo de tu suave piel mi amor,

solo la memoria de nuestro deseo compartido

y estas ganas...

que no entienden de intervalos

y se mantienen siempre intactas,

siempre listas para vos...


 

 

Tu alma… Mi hogar

 

Mi deseo te recorre, mis ganas te dibujan,
necesito el mapa de tu cuerpo
para que el perderme tenga sentido y destino...

Te delineo, ideo tus formas,
mientras mis manos cansadas de acariciar vacío,
quieren llenarse de vos...

Eres un ángel, un sueño, una ilusión,
una imagen extraída de mis fantasías,
y por la magia de la pasión contenida,
convertida en realidad ficticia, irreal...

Te deseo,
mi cuerpo no entiende de razones,
y tu ausencia, justificada o no,
te convierte en necesidad,
en dolorosa sed imposible de saciar...

Cuando llegues,
explotará el tiempo en mil besos
y el transitarte será la constante del encuentro...

Mi boca, tu sabor,
se mezclarán en un juego interminable,
donde el vencedor y el vencido
serán imposibles de distinguir
en medio de la confusión de nuestros cuerpos.

Es que tengo para vos un todo
del que hoy la nada es su dueño,
por eso, ven a mí,
quiero hacer de tu cuerpo mi casa,
necesito convertir tu alma en mi hogar... 


 

En la cárcel de tu olvido

 

Parado aquí, frente al jurado
Encadenado al olvido,
preso de esta decisión innecesaria
aguardo un fallo, que me es conocido…

He dictaminado tu sentencia, me dice tu silencio,
y al ser ”culpable” el veredicto
quedarás recluido en el vacío de no tenerme,
encerrado en el recuerdo de lo que fue.

Y aquí estoy...

Con la condena de soñarte cada noche.
La angustia de este encierro dentro mío,
hace imposible la supervivencia en nuestra cama,
huérfana de tu cuerpo, de tu calor.

Será que los testigos fueron ciegos...?
que tantos años de amor no fueron suficiente prueba...?
O será que esta soledad me queda grande,
tan grande como lo que aún siento por vos

Necesito fugarme, desandar los caminos,
refugiarme en tus brazos y así,
perdido entre tus caricias,
despertar de esta pesadilla donde todo es gris, sin color .

Necesito escaparme de tu recuerdo,
apelar esta soledad de estar sin vos.
No quiero compartir esta celda con tu indiferencia

Sácame de este encierro!!!

Te juro que aprendí la lección...

 


Tags: Juan Leandro Alzugaray

Publicado por gala2 @ 4:28  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios