S?bado, 31 de enero de 2009


CUENTOS Y DIBUJOS DE UNA NIÑA DE 11 AÑOS

 


¿QUÉ PASARÍA SI UNA RANA CANTASE ÓPERA?



Vivo en una ciudad muy peculiar, de dónde nunca me querré marchar. Ése
lugar, llamado Bambún, donde las ranas comen moscas a montones, donde
los charcos se convierten en nuestros parques de atracciones…Es ahí donde
vivo junto a mi familia y mis amigos. No es que se pueda llamar ciudad, puesto
que es una charca grande con preciosos nenúfares flotando por sus cristalinas
 aguas. Yo, la rana Lola vivo a una orilla con  mis viejos padres, el sapo Jose y
 su querida mujer Josefina .También tengo un hermano mayor que yo, es ingeniero
 y vigila el nivel de agua que hay en nuestra charca. Tengo unos vecinos muy amables
 Luís, Luisa y su hija Pepa que es mi mejor amiga.

 A mi me encanta la música, sobre todo cantar, cantar ópera. Canto en todos los sitios,
las demás ranas dicen que no me callo ni debajo del agua. ¡Ah! Que sepáis que soy
muy famosa. Os contaré la historia de cómo llegué a serlo: Hace un año aproximadamente,
por la mañana me encontré un cartel que decía
“¡El próximo domingo tendrá lugar en
La Charca de Bambún el XII concurso de la ópera, vallan preparando sus voces
porque nunca antes se celebro aquí y…
!” Fui corriendo al ayuntamiento y me apunté,
cuando llegué a casa se lo conté a mis padre les pareció bien pero no parecían darle
ninguna importancia. Por fin llegó el gran día. Había siete concursantes antes de mí.
Era mi turno, contenta y con seguridad, salí  al escenario con un collar azul hecho por mi
amiga Pepa, que me lo regaló el día de mi cumpleaños hace mucho tiempo, que estaba
en el público, al igual que mis padres, mi hermano mayor, mis vecinos y más ranas y
sapos de la charca. Empecé a cantar una bonita canción de ópera. Al acabar, todos,
 boquiabiertos, empezaron a aplaudir enérgicamente y a tirar rosas. ¡Les había encantado
mi actuación, no me lo podía creer! El jurado se levantó de los asientos… y  gané el concurso.

Me entregaron el nenúfar de oro a la mejor cantante.

 Aquel día fue maravilloso, desde entonces pasé a la historia como aquella rana llamada
Lola que cantaba tan, pero que tan bien obras de ópera.

Y sigo viviendo aquí, a una orilla de la charca, con mis viejos padres mi hermano mayor,
mis amables vecinos y mi mejor amiga.


LA TIENDA DE TURRÓN

Érase  que se era, en un frío pueblo del norte de Galicia, había una tienda  sólo de turrón.
 Tenía turrones de todas clases: duros, blandos, con almendras, con nueces, con avellanas,
con nueces y avellanas, con almendras y nueces…Todos riquísimos y artesanos hechos
por  Margarita .Una señora que desde pequeñita se interesó por la cocina más bien por
 la repostería y por eso, ahora de mayor se dedica a lo que más la gusta, EL TURRON .
Lo elaboraba cuidadosamente, en el horno y con los frutos secos de los árboles que había
 en el pueblo. No es que tuviese mucho dinero que digamos, porque la tienda no daba
mucho de sí. Vender, vendía, pero solamente a los habitantes del pueblo, que la decían
 que el turrón era excelente y la animaban mucho, aunque alguna vez pasa a almorzar
por ahí algún senderista. Lo mejor era la Navidad  en el pueblo porque iban todos a la
tienda de turrón, cantaban villancicos, bailaban y comían el turrón de Margarita. Se
encontraban muy a gusto juntos.

Un día se la ocurrió que para vender más turrón podía ir a la feria de Vigo, que se iba a
celebrar la semana que viene. Después de una semana marchó, pidió un puesto, colocó
su variedad de turrones, lo puso todo a punto  y… se inauguró la feria. Margarita, acostumbrada
a los precios del pueblo no se dio cuenta y  en ese mismo día vendió todo el turrón. Tuvo que
ir al pueblo y hacer más. Al día siguiente la gente que había comprado el turrón, volvió para
comprar más y la felicitaban: ¡Qué rico está! ¡Es muy bueno!, la preguntaban que: de dónde
venía, cómo lo hacía, dónde estaba su tienda…las personas que no lo habían probado también
 se aproximaron a comprar “El turrón de Margarita”, que en aquella semana, hasta que se
clausuró la feria, triunfó en  todo Vigo.

Volvió al pueblo, los habitantes se alegraron mucho de su regreso. Margarita les contó lo
sucedido del éxito que tuvo su turrón en la feria y la dieron la enhorabuena.

Llegó la época de Navidad, la tienda de Margarita rebosaba de gente. Margarita se encontraba
muy feliz, porque vino gente de Vigo para comprar turrón y para saludarla. Los habitantes del
pueblo se hicieron muy amigos de los de Vigo, al compartir esas Navidades con ellos. Y allí,
Margarita agradeció su apoyo a todos, y les anunció que en estas Navidades lanzaría al mercado
 sus turrones, con algún pequeño cambio y envueltos con la marca “Margarita” (hay un ejemplo
abajo del turrón artesano de almenras) que después se harían muy conocidos. Todos, juntos,
compartieron, rieron, cantaron, bailaron, hablaron, comieron turrón…en esas Navidades que
fueron espectaculares y las mejores para Margarita, que la vino a la cabeza el pensamiento
de lo mal que se encontraría si toda esa gente que estaba en su tienda no estuviesen con ella,
o que no les hubiese conocido. Después, ganó más dinero con las ventas de los turrones, pero
eso no la sirvió, ni mucho menos, para alejarse de los suyos. Seguía yendo todos los años a la
feria de Vigo. Y todos, en la estupenda fecha de Navidad se reencontraban cada año con nuevas
noticias, nuevos turrones…en la tienda de turrón de Margarita que vivió feliz con todos sus amigos 
 y haciendo lo que más la gustaba, el turrón ese dulce tan característico de las Navidades, que
nosotros comemos cada año en nuestras casas, junto a nuestra familia, y que a Margarita la
sirvió para darse cuenta de la importancia que tenía “LA AMISTAD”.

 

 

 




INCLUYO AQUI LA CARTA DE ÁNGELA GONZÁLEZ ORTEGA, UNA CRIATURA CON UN GRAN TALENTO. ME SIENTO MUY ORGULLOSA DE ELLA, Y NO SÓLO PORQUE SEA MI AHIJADA.



CARTA


Hola madrina:

Sí, todo eso lo he hecho yo, para el cole y para un blog que tenemos toda la clase www.alumnosprimaria.blogspot.com , publicamos los trabajos que hacemos ( tenemos fábulas, poesías, cuentos, dibujos... entra y lo veras) y a demás aprendemos informática.

 

Y aquí me describo un poco:

Nací el día 5 de enero de 1997 en Burgos. A los dos años fui a una guardería infantil, entonces ya me gustaba dibujar. Con tres años entré al colegio Padre Manjón de mi barrio con la suerte de tener muy buenas profesoras. He ido tres años a una academia de dibujo. Ahora estoy haciendo 3ºde elemental de el conservatorio de músuica de Burgos, tocando el oboe.Sigo con la afición de la pintura y de vez en cuando me presento a algun concurso.

Tengo una gata siamesa que se llama Tula y un hermano de 15 años, MIguel (que por cierto en febrero se va de intercambio a Alemania). Mis padres son Ana y Luis.

Mis gustos son la pintura, la música, la lectura y la naturaleza.


Tags: ángela gonzález ortega

Publicado por gala2 @ 5:11  | "ESOS LOCOS BAJITOS"
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios