Viernes, 26 de diciembre de 2008

 

 

EL DISCURRIR DEL RÍO

 

 

 

 

Hay noches que ocupan dos días,

 

días de cuatro atardeceres,

 

madrugadas de seis noches,

 

ocasos que ocupan cien vidas.

 

 

Hay tardes de recuerdos rebeldes,

 

días envueltos con las propias renuncias,

 

mañanas con sabor a café,

 

con sabor a la risa encendida de los niños,

 

con sabor a  chocolate caliente

 

y sobrados motivos

 

para estar agradecidos.

 

Hay atardeceres en que calla la vida,

 

en donde se balancean los silencios

 

como hojas palpitantes que sajan la memoria.

 

Hay noches en que los sueños lilas crecen,

 

noches de corazón brillante y amarillo

 

y noches en blanco en que la razón desfallece.

 

Noches humedecidas

 

en las que avanzan en círculos caracoles sabios,

 

noches serenas de quietud perfecta.

 

Hay mañanas en las que te vuelves diminuta,

 

en las que aún se reflejan tus reversos,

 

la bruma amenazante de la ausencia

 

y el frío  casi imperceptible tensándose en las venas.

 

Hay días en los que un poema te sana,

 

reconcilia tu pasado y tu futuro,

 

ahuyenta las heridas,

 

libera de los rincones de nieve que perduran

 

en los bordes del alma,

 

como gaviotas blancas llenas de espinas.

 

 

 

Hay días en que un poema te salva.

 

---

 

 

 

HILO DE ORO

 

 

Vienen de fuera

 

y se instalan adentro

 

llenando el espacio de frágiles aromas.

 

 

De noche

 

se las oye murmurar colmadas de calma,

 

requiriendo impacientes

 

un tema en donde detenerse

 

para perpetuar su reino de cristal azul

 

y música exótica.

 

 

Muerden la vida,

 

a veces pasan como una tromba,

 

saltan la tapia,

 

se desprenden de lo inútil

 

dejando en la página

 

tan sólo lo esencial e indispensable.

 

 

Vienen de fuera.

 

 

Boca arriba y en silencio

 

espero sus destellos,

 

su vuelo fértil.

 

Y escribo,

 

escribo todo aquello que tal vez no digo.

---

 

 

 

HORA INTERIOR

 

 

He pasado horas mirándome los ojos

 

escudriñando, oteando,

 

y  no he hallado ya aquellos árboles extraños

 

que crecían sin raíces

 

o aquellos peces sedientos

 

escondidos en el fondo de las aguas.

 

He mirado mis ojos

 

frente a frente,

 

penetrando en ellos, como el río penetra en el mar,

 

yendo y viniendo de mí a mi misma

 

y no he hallado

 

oscilación, ni temor, ni desvelo.

 

 

Porque he regresado

 

de un largo viaje perturbado de sombras,

 

porque he aprendido a caminar

 

cuando no había caminos,

 

porque he logrado volar sin alas,

 

mis ojos hoy

 

pueden arder sabiéndose clavados en tierra firme,

 

fortalecidos,

 

vivificados,

 

como dos cofres dorados

 

sumergidos en un mar de estrellas.

 

---

 

 

 

MÁS ALLÁ

 

 

 

Más allá del recuerdo y del olvido,

 

detrás del disfraz y las sonrisas,

 

más allá del desierto y de las olas,

 

Al otro lado…

 

lejos de la razón, del dolor y la locura,

 

lejos del azar y sus heridas,

 

Al otro lado…

 

más allá de los límites del sueño,

 

más allá del misterio,

 

Al otro lado:

 

 

Un corazón desbocado latiendo

 

contra el revés del cielo.

---

 

 

 

MI ESPACIO

 

 

 

No sigas insistiendo.

 

Estoy bien. No ocurre nada.

 

 

El silencio es mi espacio vital,

 

el útero tibio en el que me refugio,

 

el aire que respiro,

 

el manantial sereno en donde bebo.

 

El silencio es mi territorio manso y fecundo,

 

mi rincón encendido en donde perder los límites,

 

en donde mi corazón de nube se fortalece

 

y alza los brazos

 

para tocar la luz,

 

para besar ese misterio esquivo

 

más poderoso que la muerte.

---

 

 

OLVIDAR LO NEGRO

 

 

 

Sé caminar sin pies,

 

-          yo misma nunca creí poder hacerlo-

 

sé contemplar sin ojos

 

el doble filo de la realidad y el deseo,

 

al borde del destino de las palabras

 

que abren sus puertas

 

para que  dentro crezca la luz blanca.

 

Sé mudar de piel,

 

-          no recuerdo cuantas veces lo he hecho-

 

sé reinventarme a mí misma

 

en cada madrugada,

 

y recibir con una risa nueva

 

el lado más amable de la vida.

 

 

Lo más difícil es

 

arrancar raíces,

 

arrancar lo que aún queda

 

de niebla

 

en el último sendero

 

de las zarzas del recuerdo.

 

 

Lo más difícil es

 

acabar de una vez por todas

 

con el miedo.

---

 

 

VENCIENDO AL TIEMPO

 

 

Si los ojos no mienten

 

y sé que los tuyos no mienten,

 

aún titilan luciérnagas

 

capaces de avivar un montón de brasas,

 

aún tus besos me estremecen

 

como aves golpeándome en el pecho.

 

Bajo un amable arrullo de ternuras,

 

todavía tu voz tibia, nítida e intensa,

 

lame y lame mi corazón,

 

tan lentamente,

 

que poco a poco desaparece el frío,

 

se rompen los espejos del pasado,

 

se borran las huellas de nuestros pies

 

corriendo por laberintos sombríos.

 

 

Incansable,

 

vas tejiendo una tela de araña

 

con la que enredar mis ojos

 

para que no me aleje,

 

para que vuelva a ti, noche tras noche,

 

cómplice

 

de la inconsistencia dorada de nuestros días felices.

 

 

Todo cambia salvo tú

 

y tus ojos que no mienten.

---

 

 

VESTIDO ROJO

 

 

Esta mañana de sol el amor se desliza por el agua,

 

se desliza por el aire como una intensa sonrisa.

 

 

Aquel hombre ni se imagina

 

que esta noche

 

seré sumisa boca,

 

caderas poderosas,

 

ardiente piel inconsciente,

 

bajo el vestido rojo

 

que ahora castamente me recubre.

 

 

Y seré otra mujer,

 

otra mujer sin el más mínimo pudor,

 

revestida de rojo por dentro,

 

indefinidamente fascinada en la búsqueda,

 

en la hondura,

 

de ese espacio irisado

 

que es delicia y paraíso.

 

 



 

NOMBRE: Yolanda Gelices Nieto

AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO: año 1966  en Terrassa (Barcelona)

PROFESIÓN: licenciada en filología hispánica y profesora de secundaria de lengua y literatura castellana desde el año 1990.

 

 

Accésit en el 10ª premio José M. Valverde de poesía convocado por CCOO.Barcelonés. Año 2006.

Finalista  en el 9ª premio José M.Valverde de poesía. Año 2005.

Finalista en el 12º premio José M. Valverde de poesía. Año 2008 .

Publicación de poesías en el nª 42 de la revista Escribir y publicar.

Publicación de poemas en la revista Badosa.com ( editor literario en Internet )

Publicación de poemas en la antología Poemas para un minuto II  en la editorial Hipálage . Abril del 2008.

Publicación de poemas en la antología IV Cuaderno Profesores Poetas  IES.Fco.Giner de los Ríos. Curso 2007-2008.

Publicación de poemas en  la web www.poesiaspoemas.com

Publicación de poemas en la web www.yoescribo.com

Publicación de poemas en la web http://hispanoramaliterario2.ning.com

Publicación de poemas en la web www.artecomunicarte.com

Publicación de poemas en la web www.larosaprofunda.com

Publicación de poemas en la web www.palabrasdiversas.com

 

 

 


Tags: Yolanda Gelices

Publicado por gala2 @ 3:40  | POEMAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Silvia
Lunes, 29 de diciembre de 2008 | 12:51
Hay d?as, como hoy mismo, en que un poema te salva de cualquier abismo, se convierte en tu oraci?n particular que te sostiene y te mantiene en pie intentando arrancar ra?ces solidificadas en la tierra, intentando acabar con el miedo de una vez por todas. Como la poes?a de Yolanda, un sustento para el alma capaz de transformar las piedras en panes, las sombras en luces y el miedo en amor. Una poes?a imprescindible que nadie deber?a dejar de leer en alg?n momento de su vida. Gracias, Yolanda, por el regalo de tus palabras.