Martes, 23 de diciembre de 2008

 

MIGUEL DE ASÉN

 

CAMINO QUE ACONTECE
Conocer la vida, ¿quién lo diría?,
Es igual a desear parar el viento,
O como intentar pintar un aliento.
Existió en el mundo alguien que había
Querido cercenar la brisa fría,
Tratado fusilar un pensamiento.
Le fue inútil, y aun así no lo siento
Porque tampoco el querer debía.
Con la vida la humana conciencia
O se endulza o, en fin, embrutece,
Ante, al igual, la humana presencia.
Sensible es el que duro parece,
Hasta la madurez desde su ausencia
La vida es un camino que acontece.




LA LUZ DE UN FARO
Luz liviana de un destello lejano,
Cabo al que se ata a veces la esperanza,
Amarra en de vida o muerte la danza,
Vaticinio de ese puerto cercano.
Monitor se torna ese faro anciano,
A la deriva su rayo alcanza,
A la histeria dota de templanza,
Convierte el mar en tímido pantano.
¡Cuantas vidas tu recuerdo merecen,
Cuantos en ti salvación encontraron,
Cuantos miedos en tu falta acontecen!
Tantos barcos guiados por ti arribaron,
Naves que sin ti noveles parecen,
Que en la incertidumbre oscura temblaron.




LANZA DE PENA
Silencio que llena la noche oscura,
Donde ya el presagio negro acontece,
Reina el miedo, la incertidumbre crece,
Rasga ahora el aire la palabra dura.
Es un grito que estalla con locura,
Su eco cubrir el vacío parece,
Llanto desgarrado, un ser fallece,
Duelo es del viento la cabalgadura.
Muerte, designio que enluta al día,
Quiebra ya la sombra de la esperanza,
Queda del futuro la niebla fría.
Un dardo de hiel al presente alcanza,
Es dolor que el tiempo no merecía,
Se hunde en la vida de pena una lanza.




BUSCANDO LA DICHA
Encontrando en la noche amargo instante,
La espina del vacío en la entraña,
Una lápida nuestra lágrima baña,
Espada es la desazón incesante.
El dolor es de la vida amante,
La hiel entre desolación empaña
Con su abrazo nuestra dicha antaña,
Se torna el ser vagabundo errante.
Oculta la memoria en soledad,
Sólo estelas que envuelven el destino
A la búsqueda de una verdad.
Frontera es la niebla del camino,
El sufrir y el vivir es unidad,
Sólo amargura depara el sino.





Tags: miguel de asén

Publicado por gala2 @ 3:38  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios