Lunes, 22 de diciembre de 2008

 

MERCADO

 

La calle te vulnera, el ojo

es golpe, imprevisión,

cercanía de dados que repican:

 

un puesto de cerámicas, un toldo

frutal, manos y voces al unísono

sobre la estera de la sangre.

 

Esparto y cal, la pobreza barroca

sigue siendo pobreza,

ruido y color de obstinación,

 

y las mesas confunden sus reclamos

entre niños que piden sin palabras.

¿Quién las dirá por ellos?

 

Perder el rumbo, recobrarlo,

así caminas y consientes, te creces,

pisas el borde mismo

 

donde el mirar es calle, tránsito

ingobernable, intransitable,

los otros.

                                (inédito)

 

 Poética y poesía, Madrid, Fundación Juan March, MMVIII (edición al cuidado de Antonio Gallego).


PORTAL DE POESÍA


Tags: Jordi Doce

Publicado por gala2 @ 4:36  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios