Viernes, 05 de diciembre de 2008

 

EL ESPEJO ARRUGADO

 

No quiero hablar de mí. Sólo de un niño

que jugaba con trozos de cristales

con los que despistaba a los adultos

desde una ventana soleada.

O el que amaba la lluvia, y en los charcos

deformaba su imagen con un palo

al sabor de una época estancada.

No quiero hablar de mí. Y ese muchacho

que bebía cerveza en soledad,

y, al llegar a la casa con el alba,

abrazaba entre lágrimas la almohada

rogando a Dios que fuese una mujer.

No quiero hablar de mí. De ese hombre joven

que construye castillos de papel

con las manos manchadas con el vino

de los amigos, señas del cansancio

y el amor mercenario y que, ahora mismo,

estrena su mirada en el espejo

con el miedo de haberse traicionado.

 

Es un poema de Pelayo Fueyo, de su libro Poesía completa, Valencia Pre-Textos, 2008.


PORTAL DE POESÍA


Tags: Pelayo Fueyo

Publicado por gala2 @ 4:15  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios