Jueves, 04 de diciembre de 2008

 

Todo el mundo vivió
este horror primero
que algunos inconscientes
se obstinan en seguir
llamando paraíso.

Luis Alberto de Cuenca

 

Como tener de pronto nostalgia
de un momento
que no fue feliz nunca,
o insistir
en que este barco navega.

Las tardes de pequeños
-pero llovía en el parque
y no había gente-
las noches repetidas,
soñarte y luego ver.

El amor y la infancia
y toda la fatiga
de fingir
que este dolor
es bello.


Es un poema de
Laura Casielles, de su libro Soldado que huye, Oviedo, Hesperya, 2008


PORTAL DE POESIA


Tags: Laura Casielles

Publicado por gala2 @ 4:14  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios