S?bado, 01 de noviembre de 2008

 

LA DEL ALBA

 

Y ver amanecer es el misterio

de un prodigio empezando a ser sustancia,

como esto de vivir o la armonía

que se silencia

apenas llega el mar hasta la arena

y en sus brazos se duerme.

Esta luz que diluye

lo que llamamos formas y son solo

siquiera nombres pronunciados;

esta luz ¿presta

su claridad a tanto abismo,

como quien da una limosna o bendice

lo que apenas naciendo se presiente?

 

El temblor de la espiga, el inclinado

rayo de sol que, indolente, en la hierba

se echa, la brisa que acaricia

lo que comienza a ser figura,

la invisible y cambiante

morfología

de lo que ayer la noche destruyó;

todo se inunda

de vida  y de color, y empieza

a destilar aroma sin ser rosa,

y a mostrar el inmortal deleite

de lo que ahora es ya resurrección.

 

Es un poema de Francisco Mena Cantero, de su libro El pájaro y su vuelo, Córdoba, Cajasur, "Los Cuadernos de Sandua", 2008.

PORTAL DE POESIA


Tags: Francisco Mena Cantero

Publicado por gala2 @ 5:37  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios