Mi?rcoles, 22 de octubre de 2008

 

CANCIÓN MUERTA A LA ESPERANZA

 

 

Es tiempo de decir

que la esperanza ha muerto. Lo descubrí

la última vez que vi  a Dios

callejear por las ciudades

buscando el camino de regreso

y recoger sueños rotos.

 

Es tiempo de desandar la vida, en el caparazón

de la noche si es preciso, sin vigías en la espalda

y en la epidermis

creciendo hieles a destiempo.

 

Es hora.

Ya las libélulas nos darán el láudano dorado

brotando de las amatistas, el alerce

su aroma blanco envejecido.

 

No podemos esperar

a que el cantero talle gota a gota la escarcha

el jardinero pode el marzal       

o el marinero alfombre la marea.


AVENIDAS

 

 

La ciudad adora la perfección de su belleza vertical.

 

La gran ramera desova

por los parques y las estaciones como un teleósteo

con las branquias de alquitrán.

 

Monstruo de granito y vulva anaranjada

inundan de hijos las alcantarillas

para que el corazón sea una campana de reptiles

y siga doliéndonos la vida.

 

Culatazo de píldoras abortan plumas de la noche

cuando el quitasol de los sueños

es una iguana de parto por los arrabales.

 

Opérculo desnudo anuncia la cicatriz del día

por las avenidas del pánico

mientras las sirenas

reclutan ratas para la guerrilla urbana.

 

Se asfixia el pulmón artificial

pidiendo a urgencias matronas

para su relincho de muerte.

 

Tolvanera escénica

donde giran las calaveras metálicas de los pájaros

y las muletas de los suicidas.


NOCHE

 

 

Tu hermosura va creciendo como el ópalo

que traspasa el valle,

allí donde mansamente vuelan pájaros

y se cubren de naufragios las palomas

 

en el hondón del páramo interminable

donde va latiendo la llama

y clava luego su venablo de luz nupcial

en mi pupila de algodón

 

más allá donde no hay rutas y se nubla el ojo

de siniestra soledad.

 

Y pregunto en la ingravidez de esta constelación

 

qué lira quebrada suena

cuando los desheredados de la luz

celebran su alumbramiento de eclipses

y presagios.

 

 

Libros publicados: Liturgia Del Tiempo (2006), Caballos del Paraíso (2007), Últimas Devociones (2007), La Vida y Otros Agravios (2008). Editorial: Vision Libros.

[email protected]

 


Tags: FLORENTINO G.GABELA

Publicado por gala2 @ 21:21  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios