Martes, 14 de octubre de 2008

 

Aún con miedo

        en  las calles de Pudahuel

recorro

el mapa de cuero polvoriento y reseco, desmembrado

           harapiento

           de su territorio

en la jaculatoria de día y noche

           suspiro y esperanza

                   grito

     ¡Y va a caer y va a caer!

 

Los comprando juntos

Ollas comunes

Colonias Urbanas

Comité de Cesantes

Comunidad de Base

 

         Las noches de neumático ardiendo

           el rostro de Pinochet crispado

mi dolor hundiendo el latón a golpes llamando más golpes

                          furia

                          explosiones

cables tendidos en el ancho de calle electrificadas

                          para la bota infernal milica

 

¡Y va a caer!

 

La radio su retumbar

                                        sonoro 

esperanza que la dictadura cayó

                                         y  más muertos

en el alarido poblacional

                                     

                                      secuestrados

                                       torturados

y los que no soltaron la piedra  ni la botella bomba

                                       defendiendo

algo más que la porción de tierra que recorro Pudahuel

 



 

 ***


 

 

Cine Roxi

                mi mano tiritona de miedo

en el baño con spray escribió ¡Abajo la Dictadura!

 

Oscuridad en la sala

                 un beso y el manoseo susurrante

escondió mi temor

 

 Camine cuadras

                   peregrinar  clandestino

de panfletos

                    llamando a  protesta

cayeron uno a uno en la larga fila de mi convocante

                    grito doliente

 

Y fui a todos los cementerios

                    escuche despedidas

                    consignas

                     claveles rojos

mire, me miraron, sonreímos, un beso, aquí estamos

                    nos alejamos sin decir nada más

                    y así de protesta en funeral

                    de calle a la cárcel

                    mojados

                    apaleados

                    arrastrados por el suelo

 

Las horas de Pinochet

                    se marcaban por las muertes de cada día

 lo anunciaba con su paso carnavalesco

                      ambulancia

                      helicóptero

                      guardias

                      autos polarizados

sirenas  aullaban apagando el desgarro del torturado

                      en clandestinos recintos.

 

   Y porque siempre nos esperan en alguna esquina

              Mi nombre es Carlos Ernesto Sánchez         

                             digan que no regrese

                       que lo sepa el Padre Aldunate

                               tal vez me llevaron

                               no se guarde silencio





***



Desde siempre

                         la mar ha traicionado

me traiciono cuando solo de  frente  iba y volvía

                         ignorando mi soledad

el fuego de mi chimenea

las carnes desbordantes jóvenes que sudaban placer

                          de mis manos

                          culo y boca

 

La mar

              no devolvió  los compañeros

que el  ruinruneante helicóptero

                                    vomitó desde su entrañas

con un fierro

piedras

el vientre desunido, cortado por  corvo militar

 

En esas y otras aguas aún están desaparecidos

 

La mar de Alfonsina

                                  del  nostálgico

                                  enamorado

                                   desdichado

                                    poeta

Esa mar

              vio el cuerpo de la Pato Egaña morir

una tarde cercana a la noche de navidad en Quintero

donde los soldados de la Fach

                                      me llevaron a los hangares

para besarme y gemir en el oído de mi cuerpo veraneante de 17 años

                        

allí  murió Patricio Egaña

                                  su sangre  río  de VIH

                                   aliento contaminado de sudores y lágrimas

hombres hombres y más hombres

                                   la Matilde Ladrón de Guevara

vestida de fucsia

                              piernas abiertas

                              carnes agonizantes y el sexo calvo

                              presagiando  muerte

nada que el Pato Egaña pudiera desear, sino escapar, huir

                                                        un hombre

                                                        vivir.

 

Un golpe en la cabeza

                                    y en el fondo de los roqueríos

se quedó

              para siempre posando y que la contemplaran las alturas

                                    murió el Pato Egaña

                                     dignamente maricòn

                                     bebido

                                      drogado

                                                   culeado

 

 

                   muerto en las noches frías del mar  quinterano



                                      

***




La noche en  El Montijo

                       letanía de momentos

 instante frente a las estrellas

a la vida

al tener para comer

                       menos – mucho menos- que un quejido para el amor

 

En El Montijo

                      no hay nada

 

Solo militares y carabineros

                     autos grises polarizados

y nuestros nombres susurrados de lista en lista

                     para la tortura

                     el enfrentamiento de muertos

                     previamente asesinados

 

Y en el bajo

                   donde un quejido blanco

                                      inundo las entrañas

donde tomé la mano de un hombre y me arrepentí de  besarlo

                    buscamos muertos

                    los que enterramos

                    y cubrimos

en porciones de tierra cuchareada temblorosa oscura

                  

                     Un mulato

                      Apenas un niño

                      Esta embarazada

                      Es un simple anciano pobre

                      No lleva rostro

        Y las balas y las balas y las balas y las balas

 

En  El Montijo no hay nada

                        el agua se llevó para siempre

                        lo que dejaron los militares de Chile

                        despojos

                        huesos

 

         No queda ni el aliento del hombre que no besé

                      Un delgado hilo de agua

                             

Tags: CARLOS E. SÁNCHEZ

Publicado por gala2 @ 6:53  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios