Mi?rcoles, 17 de septiembre de 2008


HIJOS DE LA GUERRA

 

Avalancha humana, que aterrada huye,

De una guerra cruel, que todo destruye,

Los montes acogen, el triste lamento,

De gente que viene, llorando a sus muertos.

 

En la oscuridad, cuando todos duermen,

Un fétido olor a muerte, sus cuerpos desprenden,

Con sus pies descalzos, cubiertos de llagas,

Y dibujado en la cara, un grito de alarma.

 

Tristeza en los ojos, pómulos hundidos,

Orejas de duende, y cuerpos perdidos,

Llorando en la noche, su triste destino,

Seguirán vagando, buscando el camino,

Que les lleve lejos, de los asesinos.

 


Tags: ANA OLMO

Publicado por gala2 @ 6:58  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios