Domingo, 24 de agosto de 2008

 

JAVIER FEIJOO (BADAJOZ, 1960).- Busca en su alma los mejores sentimientos para transfomarlos en poesía viva, una poesía castúa que no deja a nadie indiferente. Su primera obra "De la Corteza a la Encina" se agotó en pocos meses teniendo una cogida favorable de la crítica. Manuel Pecellín Lancharro en su Bibliografía Extremeña (1997-1999) comenta. "... el poeta dialectal nos ofrece una de las obras más dignas que en este habla conocemos".

Algunas obras: De la Corteza a la Encina (1998) , Asina Sentimientos en Castúo (2000), Ocurrencias (2002)

 

 

Güérfanos de verbos

 

¡Agilen p'alantre los que tién curtura!

¡Agilen p'alantre los que tién talento!

¡Qu'agilen delantre tós los qu'han leío

porque yo no pueo!

Na más soy poeta,

de los de nacencia, de los extremeños.

Y afilo mi pluma con la mi experencia,

y arrebusco, y jimplo, y escarbo'n los verbos.

 

¡Yo diré detrás con el mi magín

jilvanando versos!

 

Y es que yo cavilo:

Pa tirá del carro d'este galraero

a mí me s'ocurre que los ilustraos

tién que dir primeros.

Y aluego nusotros,

con versinos nuevos,

manque'n jarapales nus jagamos trizas

nuestros sentimientos,

pasino a pasino

jaremos sendero.

 

Y arrebuscaremos aquellas vereas

arrescondiínas por los nuestros pueblos;

castúas palabras, aquellas qu'antaño

icían los agüelos;

recaínos nuestros, los mesmos qu'hogaño

s'enrëan con el tiempo;

y güenos poemas, versos qu'en la tierra jueron enraigaos

por jondos pensares de grandes maestros.

¡Versos qu'entoavía

nus calan mu adrento!

 

Porqu'Extremadura es tierra arrogante

qu'esparramó cielo

por los escondrijos más arrebuscaos

d'este firmamento;

y los que jacemos memoria

d'aquello,

con la savia nueva

de los nuevos versos,

a viejos poetas

jonramos sin mieo.

 

¡Agilen p'alantre los que tién curtura

y nus abran paso a los poetas nuevos!

 

Pa que asín s'empollen

nietos y bisnietos

de la nuestra galra...

...¡qu'entoavía hay tiempo!

Y palren asina,

y sin miëo manejen tós los nuestros verbos,

esos que nus jinchan el pecho d'ergullo

a los extremeños.

 

¡Qu'agilen p'alantre, qu'agilen con ganas

los que tién talento,

los que tién curtura,

los nobles, los güenos, los sabios maestros!

¡Naide s'acagace!

¡Naide tenga mieo!

Qu'asín arrejunde dende su nacencia

la juerza d'un pueblo

que labró los mares más arrebataos

y sembró caraite'n la tierra adrento

regao con sangre,

suores y esjuerzos.

 

Y asina emigraron nuestros campusinos,

nuestros labraores, los nuestros ancestros.

 

Y asina soñaron gorvel ergullosos

con una mijina de gloria y dinero.

¡Pero jueron tantos los que se quearon

durmíos en el tiempo!

Su lágrima seca

dio retoños nuevos,

y endispués los nietos

y aluego'l silencio.

 

Y quiciás por eso hoy endilgo un chillo

con töas las mis juerzas a ese nuestro cielo,

al desparramao por los escondrijos más arrebuscaos

d'este firmamento:

¡Gorvel emigrantes!

¡Gorvel extremeños!

¡Gorvel cuantiantes manque na más sea

pa la fiesta'l pueblo!

¡Gorvel con la galra qu'arrebujaína'n aquellos jatos

sus llevastis lejos!

¡Gorvel a la tierra d'aonde sus llevastis

la vos qu'andenantes l'ascuché al agüelo!

 

¡Gorvel emigrantes!

¡Gorvel cuantiantes pa danos aliento!

 

¿No veis que nusotros, los qu'aquí queamos,

los que reguñimos con nusotros mesmos

sin tirá con juerza del carro eschangao

d'este galraero,

dende que sus juistis pa esos andurriales,

pa esos otros pueblos,

semos unos probes

güérfanos de verbos?

 

 

La noch'e la riá

 

El otoño metío'n agua

había jormäo mil riachuelos

que cargaban los arroyos

a su paso po los pueblos;

y ya había argunos pantanos

con mu poco pa está llenos.

 

Aquel octubre jué gris,

casi tós los días lloviendo,

pero naidi barruntaba

que juera  a sé tan en serio.

 

Prencipió'l mes de noviembre

entöavía con más genio

y en la madrugá del seis

s'ajuntaron lluvia y viento

estremeciendo la noche

¡era una noche de perros!

 

Aquello da miëo contaglo.

Como'l peó de los sueños.

 

Tós los riachuelos y arroyos,

qu'andenantes iban secos,

jueron llenando'l Rivillas

y su cauce bien repleto

s'adentraba'n Badajó

con la juerza d'un deseo.

 

Y el Calamón, por su lao,

¡ese sí que venía güeno!

Había cruzäo to Valverde

con la rabia de los celos

arrasando po las calles

to lo qu'encontró por medio.

 

Y pa colmo,  en las ajueras,

antes e pasá po'l Cerro,

en metá de las corrientes

enrabietás com'un trueno,

s'abía jormäo un amasijo

con barro y con bichos muertos,

con ramajos y con troncos

arrancäos e cuajo enteros;

y con coches esguazaos

amontonäos en to'l medio,

enreäos con la chatarra

y con tejaos de jierro

reventäos de los doblaos

po la juerza de los vientos,

apresando los dos cauces

y  anegando los barbechos.

 

Era alréo de la una,

casi naide cogía'l sueño

la gente'l Cerro e Reyes

prencipió a sentí argún mieo;

pero enjamás cabilaron,

Tags: JAVIER FEIJOO

Publicado por gala2 @ 5:56  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios