Domingo, 17 de agosto de 2008


"Vélez me dio una patada y me obligó a marcharme,
pero sigue en mi corazón"

10 de julio de 2008


Álvaro Alarcón


Miguel Segovia marchó con 23 años a Barcelona y allí formó una familia, con la que reside en L' Hospitalet.

Miguel Segovia responde a la perfección a la expresión ‘hablando en plata'. Las cosas son como son y vinieron así, por lo que no hay que lamentarse y seguir adelante. Esta bien podría ser la filosofía de una persona amante de su tierra, y que pese a tener que dejarla "para poder comer", siempre la guarda "en mi corazón". De hecho, en su libro ‘Mi alma andaluza', este autodidacta nacido en Vélez-Málaga el 29 de abril de 1945 integra una poesía centrada en ese viaje de ‘sus' Carmelitas hacia el barrio de Bellvitge, en el núcleo de L'Hospitalet. Dice que "Vélez fue como un padre que me dio la patada", pero se evidencia en su rostro cuando lo expresa que un padre es un padre, al fin y al cabo le dio la vida y le vio crecer.

Adelántenos algunas pinceladas sobre ‘Mi alma andaluza'.

Es un trabajo que nace del recuerdo de mi añorado Vélez-Málaga y del dolor, concretamente así empecé a escribir como aficionado en 1997, porque no me considero poeta. Una amiga del barrio de Bellvitge murió y lo pasé bastante mal, por lo que inicié los primeros versos como una forma de superar la angustia. Se me pasaban muchos pensamientos por la cabeza, y decidí darles salida a través de la poesía. Era algo que me relajaba.

Me han comentado que tiene una colección bastante amplia guardada.

Más de 60 temas, tanto de Vélez-Málaga y sus alrededores como de mi vida en L'Hospitalet. Se los envié a un editor, que los revisó y el resultado ya lo vemos.
¿Sería como si llevara allá donde va un catálogo de recuerdos y pequeñas historias?
Exactamente, en este libro reflejo mis vivencias de infancia y juventud. Quiero trasladar al público el sentimiento de ser andaluz, el sentimiento de ser emigrante y el sentimiento de seguir queriendo mi tierra a pesar de todo.

Lo pasó mal.

Igual que todo el mundo. Me tuve que marchar porque no tenía que comer, una situación que vivieron cientos de personas. Es una síntesis de mi pasado en Vélez-Málaga. De todas formas, también me siento muy bien en el barrio Bellvitge de L'Hospitalet, donde vivo desde 1971. Allí está mi mujer y mis dos hijas, de 34 y 36 años. No sé si volveremos, me siento veleño, pero también catalán.

¿Al final se le coge cariño?

Mucho, es igual que esto. Cuando me marché de Andalucía, sentí que mi padre me pegaba una patada en el trasero, y en Cataluña encontré a mi madre, que me protegió y me dio de comer. Fue duro, pero tuve la suerte de encontrar cerca a otros emigrantes de Andalucía. Todo esto lo fui recogiendo en lo que hoy es ‘Mi alma andaluza'.

¿Echa de menos a los amigos de vélez?

Siempre, de hecho a muchos de ellos les dedico poemas en el libro. Le hice un homenaje a un hombre, Huyo, que veía en las Carmelitas, donde viví siempre, que tenía mucha fuerza pero pocas luces, entonces, la gente lo emborrachaba, se reía de él y lo explotaban trabajando. Lo recuerdo como si fuera ayer. Por ejemplo, Estaba el otro día tomando café, y recordé como bajaba por Romero Pozo con las chanchas y me resbalaba continuamente. Son pasajes bonitos.

Las tradiciones no pueden faltar.

Desde luego. Hay festividades sobre las que reflexioné e incluyo algunos de mis pensamientos. Viví muy de lleno la Semana Santa, San Juan y hábitos muy arraigados, como simplemente sentarse a comer tejeringos. Es mucho lo que dejé, pero en Cataluña la vida me ha tratado bien.

¿Cómo definiría su estilo?

Escribo por puro instinto. Escribo sin pensarlo dos veces, no corrijo, cojo una libreta y lo suelto todo, lo que a veces puede hacer un poco de daño. A veces me salen palabras en catalán cerrado o en andaluz, pero yo las dejo. No tengo estudios, soy autodidacta.

¿Es consciente del mérito que tiene?

Pues no, porque para mí es un medicamento, es una droga sin la que difícilmente podría vivir.

¿Tiene pensado seguir escribiendo?

Ahora mismo sigo trabajando en varias poesías, tengo temas para rellenar 10 libros, por lo menos 300.

 


Tags: MIGÉ S. APARICIO

Publicado por gala2 @ 3:05  | ENTREVISTAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios