Jueves, 07 de agosto de 2008

 

 
Aquella oscura seda

 


Llegué con las botas destrozadas

y abrí la verja.

Ante mí,

el jardín con las adelfas,

el corredor, la puerta suave,

tan al fondo: un camino

infinito.

Y aquella

oscura seda

negándose en mis labios.

Adentro,

la casa iluminada,

los blandos cristales

murmurantes,

y el sahumerio de tus pasos

-esparcido.

No había

nada más

en el mundo.

(Sonó lejanamente un piano

despertaron los monstruos,

y tú me dejaste entrar).

 

 


Carlos Barrunto (Holguín, Cuba 1952). Terminó estudios superiores de Pedagogía y Dramaturgia a fines de la década del setenta, y a partir de entonces alternó la docencia con la ralización de programas radiales. Sus poemas se han visto publicados en diversas revistas literarias de Cuba y el mundo. Recientemente vio la luz en Miami su poemario Como casi nadie sabe. Desde 1992 radica enlos Estados Unidos.

 

 

 

 

 

 


Tags: Carlos Barrunto

Publicado por gala2 @ 7:10  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios