Domingo, 20 de julio de 2008




CELULOIDE

Cada vez que descorro los visillos
de mi ventana, lo veo. Está ahí,
jugando con la hierba; entre la niebla
mirándome con sus ojos tristes,
culpándome, sin voz, de su abandono.

Otras veces no me mira
y hace pompas de jabón
que la brisa acerca a los cristales
dejando en el aire
un arco iris de pétalos y plata
que sólo borrará la lluvia de la noche.

Me siento a escribir versos a la sombra,
en esta escarcha blanca,
anís y cera,
y me llama sin voz por los hilos del tiempo,
y me llama sin voz
reclamando crisálidas
que tuvo y ya no existen
porque el tiempo parió
un rebaño de ojos ciegos y de llaves.

Cada vez que descorro los visillos
hace frío
y ese niño me mira desolado
jugando solitario y sin hablar.

Roto juega en el silencio
atando a un árbol deshojado
el columpio sin luz de mi suicidio.




Del libro El solar, VIII Premio de poesía Aljabibe, Endymión.


Tags: Juan José Vélez Otero

Publicado por gala2 @ 4:10  | POEMAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nombre
Mi?rcoles, 23 de julio de 2008 | 9:55
Estimado Sr. V?lez:
Son siempre reconfortantes sus palabras (no s?lo las po?ticas).
Es usted un gran poeta y una gran persona.