Lunes, 07 de julio de 2008

 

EL VESTIDO NEGRO MECIÉNDOSE EN LA MALETA VACÍA
sobre mi cabeza:
el equipaje de los que llegamos tarde

En la estación esperaba mamá
arreglada para mí no para ti
para mí para beber
el río de la sangre que volvía a desembocar en ella
tan natural como la muerte natural.

Contenta de mi carne sonreía
como lo hubieras hecho tú

y no conseguía entender mi equipaje.

Parecía como si le molestara todo aquello:
aceptar que a pesar de julio no era para ella
levantar la maleta vacía y meterla en el coche
recogerme y no ir a casa.

Frente a ti
se agarra a mi brazo con todas sus fuerzas
porque sólo ella sufrió con su cuerpo por mí
y la cicatriz de su vientre tiene mi firma.
-Únicamente yo
soy tuya de verdad- me dice. 




Una columna de alabastro entre las flores.

Del libro Desalojos, Madrid, Hiperión, 2008.

 

 


Tags: MIRIAM REYES

Publicado por gala2 @ 5:38  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios