Jueves, 03 de julio de 2008

 


LLAMADAS CALLADAS
Luz oscura de quimeras sin nombre,
Roces en una piel quebrada,
La voz oculta de un hada,
La sed adulta de un hombre.
Mil fantasías fueron sueño,
Mil voces tornaron empeño,
La luz gastada de un quinqué
Sin esperar de antes un por qué,
Ancianas palabras olvidadas
De otras llamadas calladas.

 

LA QUIMERA DE UN SUEÑO
Dardos de dolor que son destino,
Dados de azar marcan mi sino,
Una tormenta de esperanza me lleva,
Y mil espacios conforman un horizonte,
Y esperas sin nombre son condenas,
Y luces vacías cargan la noche.
Llaves, claves, espacios fronterizos
De un diario de palabras sin sombra.
Mil delirios aborrecieron un sueño,
Sílabas enlazadas como empeño.
Roces sabios de otros días,
Multitudes ocultas que fueron fantasía,
Estas letras ya las viví otro momento,
Palabras trásfugas que conformaron el pasado,
Nombres ocultos de ideas adultas,
Sombras expertas entre obras ocultas,
Que fueron delirios de ayer.

 

SOPLO GASTADO
Tengo cansada la palabra,
Me cuesta tanto escribir
Que la pluma torna pesada,
Como un monótono existir.
Hoy no me importa nada,
Me siento vaga, gastado el ser,
Quisiera dormir, descansar, yacer,
En otro momento tal vez acontecer,
Con renovados ímpetus,
Con sabia fresca en flor,
Y será tu mirada mi despertar,
Y será la sed de ti mi vergel,
Y me desharé así de esta hiel,
Y anhelaré cada poro de tu piel
Como renovado espíritu nuevo,
Y tú serás así mi renovación,
La luz anunciada y esperada,
El soplo de vida en que renacer.

 

SOMBRAS SACIADAS
Sombras enhiestas cercenando valles,
Obras despiertas poblando calles,
Como luces dormidas que acarician ciudades,
Como cruces vendidas que vician verdades.
Llaves herrumbrosas abriendo cerraduras,
Claves populosas deshaciendo locuras,
Como soluciones de días pasados,
Como canciones vacías de brotes soñados.
Quisiera esperar noches escandalosas,
Pudiera poblar derroches con esposas,
Entre haciendas nunca entendidas,
Como contiendas nunca emprendidas.
Soñé quimeras de horas anunciadas,
Salté fronteras que atesoras con hadas.
Mil veces quise imaginar conciencias,
Con creces quise saciar inmanencias,
Donde sueños atesoran rendiciones,
Entre empeños que valoran situaciones.

 

 


Tags: MIGUEL DE ASÉN

Publicado por gala2 @ 5:30  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios