Lunes, 16 de junio de 2008


ULISES:

Me gusta la noche hermosa, cuando la carne calla
y el cuerpo ligero se baña en el éter,
donde el alma libre inventa sus formas.
El dolor allí es sólo recuerdo de un dibujo esfumado.

Y la patria está cerca.
Sumérgete ahora en el estro,
¡oh, tú, el de los ojos tachados!,
y dame corcel de palabras,
porque aquí la verdad se nutre de sí
y no del capricho cruel de los dioses.
Concédeme senda de plata
y la nave de Pan que surca los cielos.
Penélope Wendy me espera.
Destruye la ley con tu signo mágico.
Campanita me ha abandonado
y mi sombra llora acostada en la cama de Circe. 



Del libro Circe, Sevilla, Ediciones Alfar, 2008.


Tags: Félix Morales Prado

Publicado por gala2 @ 5:24  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios