Martes, 03 de junio de 2008


...DE UN DÍA DE VERANO

... mi amigo lloraba, lloraba amargamente y no podía consolarlo;
[siempre había creído que su desván era un desván repleto
de objetos importantes y que, en sus manos, los retos de la vida
eran o bien minucias o bien insignificantes pedacitos de oro]
... lloraba, y no lograba consolarlo - me reproché - porque me faltaban las manos,
la boca, el corazón; no, no lo lograba porque me faltaba todo;
... y sin saber cómo prestarle ayuda, lo abracé por los hombros
y me puse a pensar y a decirme que quién no tenía una biela fundida,
un circuito averiado o un tumulto de moscas por la piel un día desgraciado
en que se agrandan pestes, tristezas y desastres...
... y todo estaba cerrado: las tiendas, los bares, las iglesias,
los talleres de reparación también lo estaban ....; y yo con mi amigo
al amanecer, llorando ambos en medio de la calle.

 

http://www.oriondepanthoseas.com
(Weblog literario del autor: poesía, relato, novela, filosofía y otros)

 

 


Tags: ORIÓN

Publicado por gala2 @ 5:24  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios