Viernes, 30 de mayo de 2008


porque la tarde crece con la lluvia
me sabe a vendaval de vino amargo
mi historia es un cuaderno escrito con silencios
de lo que no recuerdo
y en medio de aquel tiempo de ovejas y sotanas
crecí como una brisa atolondrada
como el agua que en tromba cabalga las acequias
y anida en los sarmientos
y se escurre en el táctil delirio de las hojas
el sueño de la tierra
que el agua no conoce el fin de los racimos

me cuelga esta distancia abrumadora
en los alambres de la melancolía
sobre los huesos de todas mis certezas
y vuelvo al mismo punto cargado de distancias
en plena incertidumbre




poema de Ángel González de la Aleja, de su libro Espejismos, XVII Premio Internacional de Poesía "Ateneo Jovellanos de Gijón", Gijón, 2008.


ENVIADO POR PORTAL DE POESÍA


Tags: de la aleja angel g.

Publicado por gala2 @ 6:16  | POEMAS
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por gaucho
Domingo, 14 de septiembre de 2008 | 15:39
ensimismacion de pureza contagiosa, imagenes y palabras
que hacen mas grato el pasar de esta vida.
felicitaciones.
Publicado por nombre
Domingo, 02 de mayo de 2010 | 21:51
muy bueno. Me encantar?a comunicar con ?l