Jueves, 10 de abril de 2008




Ya nadie quiere cuidar de esta mano

cuyos movimientos involuntarios han pretendido, dicen, ahorcarme.

       La envuelvo

       la cubro

       le doy un beso en la cabecita

       le arrullo

      me amanezco meciéndola pero ella nunca duerme

                                                                             está vigilante 

                                                                             pendiente

se sobresalta al menor ruido y me araña de desesperación el pecho.





Enviado por PORTAL DE POESÍA


Tags: ROCIO SORIA

Publicado por gala2 @ 5:54  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios