Viernes, 04 de abril de 2008

 Anela,

yo soy tu ya-vé.
Soy el que lavastes tú.
Con el sedoso,
fuerte como crin.

Ahora yo te digo,
ven a mí.
Al amor de tú vida.
Tuyo seré.

Por siempre.
Comencemos ahora,
deseosa Anela.

Como tú digas;
entre la oreja y el meñique.
Mi jazmín te embeodará.

 


AMADEA III

¡Qué hermosa estás!
Dentro de esa piel,
que ni es fina o tersa,
su mérito es, la tuya és.

En ese lugar de blanco-dolor.
Hilvanas con amor.
En la seguridad,
disfrutará Flor de Loto.

Tú cantarinidad no cede con el paso del tiempo.
Siempre serás la misma,
de aquel día de viento.

Sonrosada falda y muslos,
tus anheladas manos la bajaba y...
Por siempre quedé embebido.

 

 


Tags: MIGÉ S. APARICIO

Publicado por gala2 @ 2:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios