Jueves, 27 de marzo de 2008

 

Nada más verte.
Ganas me entraron;
de coger tu cara entre mis manos, y...
despacito saborear tus enzimas.

Tú en la silla baja,
yo sobre la mesita.
Ellos diciendo ¡niña acuérdate!
De Flor de Loto

Culpable me sentí,
un salto pegué.
Ella me tenia mordido el labio

Era menos dolor;
que romper el bamburoso hogar,
de tan joven nelumbita.

 


Tags: MIGÉ S. APARICIO

Publicado por gala2 @ 5:26  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios