Martes, 08 de enero de 2008

AUSENCIA


Alg?n d?a me ir?.
S?, me ir?,
y sentir?s el aire de mi ausencia

Alg?n d?a me ir?.
S?, me ir?
y s?lo me podr?s tener
en alg?n rinc?n
escondido de tu conciencia.

Entender?s mi forma de amar
cuando no est?s conmigo.

Sentir?s todo lo que qued? por decir
y todo lo bello que no pudimos compartir.

Sentir?s, como yo siento ahora,
c?mo duele el abandono
y c?mo duele la ausencia.

Las flores se secaron
esperando tu vuelta
y yo me sequ? con ellas
de soledad, s?, de soledad

Lloraremos los dos,
pero ya ser? tarde.

Querr?s buscarme en las estrellas,
en lo desconocido,
en otros planos de existencia?

Pero, yo, me habr? ido para siempre
y?no dejar? pistas.
No, no dejar? pistas.
S?lo dejar? mi ausencia







Para ti, mi ni?o

En tus preguntas, ni?o,
viajan las semillas y el germen
de la sabia respuesta.

Con tus preguntas, ni?o,
vas dando pistas y ense?ando al adulto
la Maestr?a que traes al mundo
para ser rescatada y apreciada por los mayores.

Tu tierno coraz?n, que no entiende de enga?os ni falsedades,
se abre como un tesoro para aqu?l que no es ciego en su ignorancia.

Tu mirada, ni?o, da las respuestas a los grandes misterios de la vida.
T? sabes ense?ar al que sabe leer entre l?neas.

T? eres respetado
por los que aceptan que no saben responder
a tus sabias preguntas.

Si una respuesta
te es dada desde el pozo del olvido,
de la desesperanza, o de la impaciencia,
t? sabes perdonar, con inocente gracia ,
las f?tiles palabras
que nunca responden
a los anhelos de tu esencia.

A ti,
ni?o de ?frica, de Am?rica, de Europa,
de pa?ses cercanos o lejanos...
A ti, que olvidas con un juguete todo el dolor
que el adulto te causa,.

A ti, mi ni?o,
que con tu abrazo
derrites el hielo de mi coraz?n .

A ti,
con torpes palabras , quiero darte un altar
para depositar tus gracias y ofrecerte flores blancas
para que las llenes con tu suave perfume.

A ti, mi ni?o,
te amo.
Y por ti,
s? que el Amor existe






Las tristezas de mi alma

El verbo expresar no puede
las tristezas de mi alma.

Y yo muero sin saber
por qu? el coraz?n no canta.

Canta la boca que r?e
al alba de la ma?ana.
Cantan los ojos alegres
de la ni?a en la ventana.

Cantan las suaves cascadas
que de salto en salto vagan.
Cantan las espumas blancas
de las olas de la playa.

La madre canta a su hijo
en edad tierna y temprana.

Y yo muero sin saber
por qu? el coraz?n no canta.

Busco por nobles senderos
rescatar la luz tan blanca
que iluminaba mi vida
y daba calor al alma.

Me pierdo en las emociones,
me traicionan,
me amedrentan,
y me giro a todos lados
dando vueltas en la trampa,
buscando a la presa herida,
m?s no puedo liberarla.

Y yo muero por saber
por qu? el coraz?n no canta.

T? si tienes la respuesta.
D?mela con alas blancas
para poder llegar pronto
al pico de la monta?a
donde albergas el secreto
que s? que para m? guardas

Tags: ANA SEGURA

Publicado por gala2 @ 5:44  | POEMAS
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por nombre
Martes, 08 de enero de 2008 | 8:39
No hay peor sensaci?n que el sentir que quedo tanto por decir y no se comparti? todo lo bello. Seguramente as? no es tan dificil llegar al pico de la monta?a pero nos perdemos en los bosques y en las cimas m?s peque?as por falta de coraje y por miedo a quedarte sin energ?a.
Publicado por de tu sobrinita
Lunes, 31 de marzo de 2008 | 22:36
estoy en mi cama sola, cansada, sin nada que hacer y he pensado que era una buena idea buscar sobre ti en internet y ante mi sorpresa he encontrado esta p?gina.Me encantan tus poemas ani y quiero que sepas que me sirves de inspiracion. Espero algun d?a poder transmitir lo que tu ,en tus poemas.

de tu elenita con mucho cari?o