Lunes, 05 de noviembre de 2007
TIEMPO


A veces los d?as se van
y queda el almanaque vac?o
como el de un a?o que a?n no llega

Duelen esas horas
si pasan por mi lado
y no me tocan
Dormidas, mon?tonas

Apenas puedo
con este solo minuto
oscuro y loco
Me ausenta de ti y me deja
otra l?nea alrededor de la boca




ECOS

Malditos
poetas los que tienen
por pluma el dolor,
a los ojos
nos disparan su pena.

Maldita
l?grima arrancada
por el alma entristecida,
diapas?n en alto
vibrando en el silencio.

Maldito
recuerdo,
eco
del recuerdo
en mi aliento.




29 DE OCTUBRE

la esperanza se sube a mi espalda
la cargo como quien carga una flor
que perfuma la senda que camino

y pesa
como una tonelada de ausencias

en dos d?as
ya no ser? esperanza
y se doblar? mi espalda liberada
bajo el peso del deber compartido

de hacer nacer m?s esperanza
para que cabalguen en su lomo
nuestros nietos y sus hijos



LARA LEVE

Baila
en pleno centro
rodeada de m?sica

Gira
luz en el aire
dulce antorcha m?nima

R?e
al ver a sus pies
esa sombra m?gica

Salta
buscando el vuelo
alada, m?stica




MARTINA

Una sonrisa
s?lo una para respirar
otro minuto

Tus ojos
chiquitos de re?r?
Con ellos dame luz

Tus dedos
rodeando mi ?ndice
s?lo para que no me caiga

Mientras
Ato cada d?a
Ramitos de esperanza
Tejo sue?os
Invento nanas
Nombr?ndote
Aliento amoroso en el silencio




HORAS ROBADAS

sobre cristales
agujas de agua azul
humo y silencio

el crep?sculo
derram?ndose en vino
me embriaga y sue?o

se abren los cielos
cantando luz y tiemblo
abrazada a ti




HORARIO NOCTURNO

El tiempo se demora
en las noches de oto?o
Pasa lento, como queriendo
arraigar en la oficina

Se arrastra, lamiendo
cada papel, cada mesa
como queriendo probar el sabor
de las noches vac?as

Las horas ya no pasan
El reloj est? quieto
Nada perturba el silencio
Podr?a creerse que todo ha muerto

Y sin embargo oigo voces
ayes y suspiros
palabras susurradas en mi o?do
Siento la humedad de los besos
el roce de tus manos
Oigo los silencios antes del gemido
Y muero



CARTA URGENTE Y ADVERTENCIA FINAL

Esp?rame
y enciende lunas
Prep?rate a amar, levanta sombras
que rodeen las murallas
Que nadie venga a desvelar la calma

Echa candados a las puertas
no dejes entrarse la alborada,
y entonces
mu?rete de amor y resuc?tame
Lev?ntate,
llu?vete en mis brazos
Vac?ate de hambres y metralla

B?beme
Hasta la ?ltima vi?a olvidada,
cepa herida de viejos presagios
en mortajas de robles hacinados,
testigos de rituales ocultos

Y que vuelva por su pie
L?zaro al descanso
que la luna, la vida y el amor
son nada si espero por tu abrazo

Que se pierda la ?ltima esperanza
si no est?s para cantarla
Que se rompan las lunas de tu espejo

Que se mueran las luces de tu calle
si llego hasta tu puerta
y no me abres




FACHADA


Oculta
detr?s de tu mirada
tiembla la boca abierta
del miedo
Muda y desdentada mueca
que no termina de parir
el alarido
que desgarre la garganta
presa perpetua
del silencio




JUSTO A TIEMPO

Hay un mar m?s all? de mi casa.
Oigo el ir y venir de las olas imaginadas
y a veces no s? si son lluvia, si son voces
quiz?s viento simplemente, y nada m?s.

No hay luz en mi celda siempre oscura
s?lo una pobre llamita solidaria
o el resplandor de una luna insolente
que se anima con esta noche a quebrarla.

Y sentada, sola en mi cama cada vez m?s amplia
entre los retazos de sombra y los dibujos de luz
te imagino en la penumbra repleta de susurros
del mar de hojas m?s all? de mi celda.

Ahora, sola, casi ciega y casi sorda
a las 3 de la ma?ana
caigo en la cuenta de que afuera de mi celda
ayer, con precisi?n, implacablemente a las 8.37
empez? otra primavera.





MEDIO SIGLO Y CONTANDO?


era una nova
incendiada en la noche
s?lo segundos

lentos segundos
h?medas las s?banas
sudor y sue?o

el cielo roto
en luces y sonido
a la deriva

presagio oscuro
vital contradictorio
fin y principio

ya sin dar a luz
ahora hay que alumbrarse
parirse y amar



MIGRACI?N


Del cielo cuelga un gajo anaranjado,
naranja el medall?n, negro el cielo
en la primera hora del ocaso.

Se alza tranquilo en lento vuelo
dej?ndose llevar, en el oscuro abrazo
que lo aparta del terco y fr?o suelo,
para colgar en pleno centro, plateado.



INSOMNIO

T?mpano oscuro
?la noche?
derramado en sal.
Gotas de incandescente hielo.

Eterno transcurres
?horadas toda piedra?
viejo cristal indestructible
sembrado de luces sin edad.

Acaba de una vez,
dame descanso.



V?RTIGO

Me detuve por un segundo
al borde de la calle,
abrumada

Inmersa por un segundo
en el conocimiento preciso,
fugaz

Por un segundo sabiendo
la medida exacta de mi vida,
?nica

Al borde del v?rtigo y temblando
insignificante en el tiempo y el espacio,
ef?mera

Irrepetible
e id?ntica a tantas otras vidas
arenas en el fondo de un mar

Desnuda
en medio de la tormenta furiosa
de la historia desprovista de piedad

Herida
por la certidumbre afilada
de la inevitable muerte y nada m?s

Despierta
por un segundo en medio del sue?o
Resisti?ndome a cruzar sin dejar luces
que alumbren un incierto camino de regreso



I


?Me pregunto ?dijo Ada?, me pregunto si el intento
de descubrir estas cosas merece un vidrio coloreado.

V.N.


La sangre es muro
o puente.
Es laberinto tenebroso
o cuadro de luz.
Cielo. Infierno.
Ambiguos, los abrazos nos acechan,
escondidos
tras los dolorosos latidos
del amor resignado.

Y t?,
mago absorto en el devenir del tiempo,
siempre en luz, conquistando espacios,
recodos oscuros del alma,
desconoces tu propia existencia,
t?, mensajero de la angustia ?ltima.

A qui?n preguntaremos
c?mo escalar
el cristal de la copa de la carne
y degustar
el sabor de esos sudores
si es imposible despertar de este sue?o asesino
so pena de perder el juicio.
___________________________


II

Un blues amaneciendo.
No preciso m?s que un blues
que me cierre los ojos
cuando el fugaz atisbo de la muerte
venga
a mestizarme los infiernos con el cielo.

Un blues,
s?lo uno antes de amanecer,
surgiendo de la oscura arm?nica
de la noche desnuda y h?meda;
de la c?lida boca de la noche.

Un blues,
uno solo
desliz?ndose dulce,
cumpliendo el mandato
de volver
y volver,
ir y volver dulce y lento

un blues, que nazca
del ritmo
de tu cuerpo.









Silvia Carrero (Montevideo, Uruguay, 1956. Escribe poes?a como un asunto de extrema urgencia y necesidad. Vive cada instante po?ticamente, sabiendo que la poes?a es misterio y temblor. Ha publicado sus poemas en la Antolog?a Alepha de Buenos Aires, Argentina y en otros espacios virtuales. Dice en poca palabras: ?A?n siento el v?rtigo de ser y sentir. En los pr?ximos minutos, algo me asombrar? nuevamente?.



POEMAS ENVIADOS POR VALENT?N AMARO.

Gracias amigo.

Gala

Tags: SILVIA CARRERO

Publicado por gala2 @ 21:25  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios