S?bado, 20 de octubre de 2007



DOS COSAS




Primero est?n las tardes
admitidas como tales si se alfombran
y anochecen sin remedio
si se extienden horadando
un t?nel de topo ciego y feo
hacia una noche sin sue?os.
Y luego est?n tus manos
complic?ndome los cabellos
entrelazando los sue?os,
vigilando que el recuerdo
que me dejan se parezca m?s
a este momento que al poema
que estoy so?ando.

Tags: Juan Pardo Vidal

Publicado por gala2 @ 13:13  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios