Mi?rcoles, 12 de septiembre de 2007

TUS MUSLOS apretados
contundentes, deliciosos,...
y tu ano abierto a mi verga
enhiesta y dura como un vergel,
como el ?rbol de la ciencia
y el conocimiento, que habitara
el centro mismo del para?so:
su tronco recio se abr?a
al cielo de la gloria y el saber.

Toco los pliegues y los repliegues
de tu alma desde el momento
que abro la puerta de tu trasero
con un placer infinito, dulce,
tierno, c?lido y vigoroso.

(S?, dicen que el punto G
del var?n se encuentra
precisamente en ese lugar,
pero hay que ser medianamente
sabio en caricias para que
la llave maestra induzca
al placer y no al sufrimiento).

?Oh, d?jame entrar, entrarme, entrarte!
No seas cruel y ?breme tus entra?as,
que sean marea aclimatada
de amaneceres constantes para m?,
y renacer as? a los placeres terrenos.
?Oh s?, coraz?n, amor, dulzor, cari?o m?o!







P?NMELA DURA, cabroncete m?o,
y s?bame mis partes con tu lengua
y con tu boca de pasi?n.
Tr?gatela entera y sabor?ame,
porque esta parcela de mi ser
tambi?n es cosa tuya; como t?
eres un poco m?o en la aventura
de sobarnos mutuamente, cari?o,
y en la de amarnos y desearnos
tiernamente, lujuriosamente,
abiertamente, concupiscentemente.

Tu verga es mi pasi?n,...
es decir, t? eres mi pasi?n
con esa polla que tienes,
que me hace sentir la gloria
y subir al s?ptimo cielo
en noches como ?sta y en tardes
amant?simas donde el placer es vida.

Torrente de vida eres, amigo,
amante, compa?ero, confidente.
Torrente desbordado que me enhebra
sobre la luz misma del amor
con un tremendo regusto de calostros
h?medos y sedosos, excitantes y exqu?sitos,
que regeneran el sentimiento
por los buenos momentos de ternura.

S?, cabr?n m?o, p?nmela dura,
y b?same la boca, los pezones y el nabo
con fruici?n hasta que me corrra
(bueno, hasta que nos corramos)
con la fuerza y el ?mpetu de los dioses.

Tags: Amado Amores

Publicado por gala2 @ 12:33  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios