Jueves, 30 de agosto de 2007

Sin pronunciar palabras, el v?rtice furtivo de mi cuerpo, en el blanco deshojar de mi lecho reclama tu caricia con ferviente primicia mientras la centinela noche me cubre de avidez.

Prisionera de tu piel, espiando entre las pesta?as de tu ser, gozo en secreto el placer momento,

la ambros?a lasciva de tu aliento,

cada gota codiciada por mi cuerpo llev?ndome en las lisonjas de tus dedos cubriendo mi obsceno cuerpo del vil metal de tus besos.

Despierta la pasi?n callada, la caricia taciturna de ?bano y sigues am?ndome sobre el terciopelo azul de mis senos

?Y yo, rosa sagaz, desliz?ndose ufana sobre tu humedad para saberte con pasi?n amar en las ventiscas alas de tu mirar.





En el nocturno de mi soledad, vivificando el amor no me eximas de tu coraz?n, ?mame con grata pasi?n por que en mi cuerpo vivir?s con lo imperfecto de tu afecto deseando mil veces lograr tu perd?n que vivir con tu desilusi?n, aunque en mis ojos no seas mas que m?gicos sue?os de dolor.

Perd?name por amarte as?

Con la noble verdad del que sabe amar,

con la caricia mas tierna que besa al pasar

por que lo hermoso de amarte es que con tus ojos llegaste a conquistarme

pues en tus pupilas vi el amor manifestarse

y seguir? am?ndote hasta lo imposible de alcanzar el camino que me lleve a tu altar

y rebosar mi consiente soledad que se empe?a en gritar que a tu lado quiere estar

?y me absuelvo en el amor anhelando el consuelo de las heridas lastimeras que dejaste en mi cuerpo

?Y es que te amo de manera delirante

que no acepto perderte ni un instante

por que fue tu cuerpo que dio calor a mis sentimientos,

por que tu imagen certera me persigue convocando tu espera,

por que aceptar que ya no est?s a mi lado tal vez ser?a mejor no haberme amado

?y es que te amo tanto que en mis sue?os diarios t? eres el calvario sacrosanto en mis manos.

Perd?name por amarte as?





Esa rosa...

Que imponente y gr?cil vistiera mil mariposas,

en la oda de concierto atesoraba beldad jocosa

prometi?ndome un c?ndido soneto en mi bermeja boca

el sol y t? olvido tristemente la sec?

y en mi cuerpo hoy germina un gran dolor

pues de mi lado el amor se me fue,

reposando en mi huerto la sombra de tu ser

y lo ?nico que me dej? fue este papel.

Que infamia de la vida?

Dej?ndome triste con esta agon?a

pensando que viv?a feliz en las paginas de tu vida,

deshoj? la pasi?n que cre?a m?a

y la flor que me abrig? tambi?n se marchit?

en los fr?giles envoltorios de mi coraz?n.

Quise arroparme con tu piel

? y de las manos se me fue tu querer.

Quise que tu amor me diera una gran estimaci?n

? y tu desd?n dilapid? el amor.

Que iron?a de la vida.





Fue tu coraz?n el mejor manual para escribir mi pasi?n renaciendo cada ma?ana la promesa plateada asom?ndose por mi ventana, bautizando junto al cielo la esperanza sempiterna de un te quiero.

Eres t??

El amor coloreado por Dios,

la rosa virgen de la pasi?n,

la limpia y pura ventisca de las frases dichas,

la cita que no tiene tiempo,

las incontroladas horas que no tienen precio,

el m?gico amanecer de un tierno beso.

Sublime inhalo el amor en el grano que aflor? junto a la llegada del sol,

en las deleites voces de tu algodonado coraz?n,

en lo profundo y verdadero que fue escuchar de tus labios un te quiero emulando los sonrojos castos de un lucero.

Eres t??

El amor sin juramento donde dos almas se encontraron en secreto.

Eres t??

Tags: Noris Roberts

Publicado por gala2 @ 16:04  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios