Lunes, 09 de julio de 2007

Se equivoca la tarde al despedirse
con el rostro cansado de los d?as.
Las horas se suceden, pero queda
la m?sica del sol en el crep?sculo.
A veces es la luz la mayor sombra,
la gran oscuridad de nuestros pasos.
Cada poro de luz lleva en tu nombre
el ancho coraz?n de la memoria
y quiere regresar al horizonte,
al contorno invadido de ceniza.
Cuando llega la noche, las palabras
tienen tan s?lo letras consonantes
y mis labios no saben pronunciarlas.
Las v?rtebras del tiempo se diluyen
en nubes verticales como agujas:
sentir mi coraz?n, en esta playa,
golpeado por las olas y sus p?talos,
sentir la soledad como un suspiro
esperando la pr?xima vigilia.



Es un poema del libro de Teodoro Rubio Tu mano todo el d?a, XXV Premio Mundial Fernando Rielo de Poes?a M?stica, Madrid, 2006.


Enviado por http://www.portaldepoesia.com/

Tags: Teodoro Rubio

Publicado por gala2 @ 19:37  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios