Mi?rcoles, 20 de junio de 2007
ESTA PIEL

Esta piel que yo estrecho
como mi propio nombre
tiene el sabor lejano
de las cosas sabidas.
Por eso me pregunto:
?D?nde el cristal que siga
repitiendo el abrazo
hasta doblarme en dos, multiplicada?
Amar ya no es batalla
al filo de la noche.
Es juntar rosas
para que crezcan rosas
y despu?s inventar un silencio
callando los relojes,
tap?ndole la voz a los murmullos,
una aurora desnuda
como la carne pr?xima al abrazo.
Dame tu piel como un vestido
para un viaje de amor.
Yo extender? mi cuerpo
camino-piel para tu paso.
Toda soy
mi cintura y mi seno
un redondo equipaje de deseo.
El mundo puede ser
un peque?o lugar para los sue?os
o un universo abierto para multiplicar
la vida.
No lo olvide,
lo recuerde mi sangre,
que oy? en un junio de manzanas:
?esta es la luz!



D?JAME RECOSTAR MI SED

D?jame recostar mi sed
junto a tu boca.
Deja la quietud de mis pies
al borde de tus poros
D?jame con esa voz que s?lo yo conozco
descansa ya, detente
no es posible seguir
en busca de m?s llanto.
S?, quiero una paz
que se levante diaria
junto a mi sombra,
que vuelvan a mi mesa
el vino, el pan
y a mi lecho el amor.
Desde ahora descansar? mi arco,
no m?s flechas de guerra
en los atardeceres solos.
No m?s la in?til impaciencia
de rogar un verano,
ni las manos a tientas
buscando recelosa mi propia piel.
Devu?lveme en tu rostro
la verdad de mis ojos
y empieza a recorrer mi sangre,
en un solo latido,
como cuando se piensa un hijo.
Dame el asombro renovado
de tu palabra y tambi?n
el silencio que clausura la angustia.
Lev?ntame el milagro del olvido!



HAB?A OLVIDADO LAS COSAS SIMPLES

Hab?a olvidado las cosas simples
como decir hola y sonre?r
mirar a trav?s de las vidrieras
y buscar golondrinas de verano,
tomar los parques de la mano
y vestirme de muselina blanca
as? transparente como el aire.
Hab?a olvidado el olor
de la ma?ana,
el chocolate y su espuma
del cielo de colores
y ese empezar el d?a
con alas y canciones.
Vuelvo a sentir la tentaci?n
de mirar a los hombres
descubrir que tienen pasos largos
una barba con sue?os,
que pueden inventarnos palabras
como arrullos
y ser una luz placentera entre los poros.
Vuelvo a encontrar esa dulce pereza
de entretener el ocio con gaviotas,
un castillo que trepe hasta mi alma
y ese viol?n detenido en una nota larga,
vibrante, el?stica, como una piel enamorada.
Quiero el agua del grifo,
verla correr, dejar que dance su humedad en mis manos,
el olor del jab?n y esa espuma que hace globitos
y me tienta a imaginar planetas transparentes
con hombrecitos peque?as
de orejas largas y pupilas moradas.
La noche es una cama con almid?n de sue?os
y un amor vertical que me acompa?a.


***

Beatr?z Zuluaga es una poeta colombiana nacida en Manizales en 1934. Ha publicado varias libros entre los que se destacan,?La ciega esperanza? y ?Definiciones?.
Publicado por gala2 @ 7:44  | POEMAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por noche
Lunes, 15 de noviembre de 2010 | 3:50

A beatriz Zuluaga, salud y honores por su poesía que convierte el amor en vino para degustarlo hasta la eternidad.

me cmplacería tu email y escribirte directmente. Seudonimo noche.