Lunes, 11 de junio de 2007
CANCI?N DE LA MUERTE



D?bil mortal no te asuste
mi oscuridad ni mi nombre;
en mi seno encuentra el hombre
un t?rmino a su pesar.
Yo, compasiva, te ofrezco
lejos del mundo un asilo,
donde a mi sombra tranquilo
para siempre duerma en paz.

Isla yo soy del reposo
en medio el mar de la vida,
y el marinero all? olvida
la tormenta que pas?;
all? convidan al sue?o
aguas puras sin murmullo,
all? se duerme al arrullo
de una brisa sin rumor.

Soy melanc?lico sauce
que su ramaje doliente
inclina sobre la frente
que arrugara el padecer,
y aduerme al hombre, y sus sienes
con fresco jugo roc?a
mientras el ala sombr?a
bate el olvido sobre ?l.

Soy la virgen misteriosa
de los ?ltimos amores,
y ofrezco un lecho de flores,
sin espina ni dolor,
y amante doy mi cari?o
sin vanidad ni fals?a;
no doy placer ni alegr?a,
m?s es eterno mi amor.

En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y ?rida, clara, desnuda,
ense?o yo la verdad;
y de la vida y la muerte
al sabio muestro el arcano
cuando al fin abre mi mano
la puerta a la eternidad.

Ven y tu ardiente cabeza
entre mis manos reposa;
tu sue?o, madre amorosa;
eterno regalar?;
ven y yace para siempre
en blanca cama mullida,
donde el silencio convida
al reposo y al no ser.

Deja que inquieten al hombre
que loco al mundo se lanza;
mentiras de la esperanza,
recuerdos del bien que huy?;
mentiras son sus amores,
mentiras son sus victorias,
y son mentiras sus glorias,
y mentira su ilusi?n.

Cierre mi mano piadosa
tus ojos al blanco sue?o,
y empape suave bele?o
tus l?grimas de dolor.
Yo calmar? tu quebranto
y tus dolientes gemidos,
apagando los latidos
de tu herido coraz?n.




CANCI?N DEL PIRATA



Con diez ca?ones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergant?n.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, El Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro conf?n.

La luna en el mar riela
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capit?n pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y all? a su frente Istambul:

Navega, velero m?o
sin temor,
que ni enemigo nav?o
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del ingl?s
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi ?nica patria, la mar.

All?; muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo m?s de tierra;
que yo aqu?; tengo por m?o
cuanto abarca el mar brav?o,
a quien nadie impuso leyes.

Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y d? pechos mi valor.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi ?nica patria, la mar.

A la voz de "?barco viene!"
es de ver
c?mo vira y se previene
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
s?lo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi ?nica patria, la mar.

?Sentenciado estoy a muerte!
Yo me r?o
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgar? de alguna antena,
quiz?; en su propio nav?o
Y si caigo,
?qu? es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacud?.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi ?nica patria, la mar.

Son mi m?sica mejor
aquilones,
el estr?pito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis ca?ones.

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi ?nica patria, la mar.

Tags: espronceda

Publicado por gala2 @ 5:52  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios