S?bado, 03 de marzo de 2007
Augusto Rodr?guez

(Guayaquil, Ecuador, 1979)

Augusto Rodr?guez es licenciado en Comunicaci?n social. Entre sus poemarios est?n: Mientras ella mata mosquitos (2004), Animales salvajes (2005) y La bestia que me habita (2005). Varias antolog?as locales y en pa?ses como Espa?a, Uruguay y Argentina recogen parte de sus textos. Ha obtenido el Premio Nacional de Poes?a David Ledesma V?squez (2005), el Premio Nacional Universitario de Poes?a Efra?n Jara Idrovo (2005) y Menci?n de Honor en el Concurso Nacional de Poes?a C?sar D?vila Andrade (2005). Es el fundador del grupo cultural guayaquile?o Buseta de papel. Editor de la revista literaria El quir?fano.



BEBER? MI INFANCIA


La ciudad y Dios duermen

y yo solo soy un vagabundo

con horas extras que vive moribundo

en su quinta guerra mundial.

Soy un demonio de cuerpo invisible

que se sumerge en el dolor de sus asesinatos,

de sus heridas profundas, de sus ?lceras.

Solo estoy en compa??a de mis fantasmas

donde s?lo beber? mi infancia.

Los muertos duermen, descansan en sus guaridas,

con hambre se vuelven cazadores violentos.

Lo s? porque yo tambi?n soy otro muerto,

que en cada estaci?n va dejando un amor falso,

un hijo mal parido,

un muerto m?s para los obituarios.

La ciudad y Dios duermen

y yo solo soy un vagabundo

que tiene miedo de seguir viviendo

y que solo pretende cerrar los ojos

y descansar a orillas del r?o X

Me dicen que estoy muerto

pero que debo seguir viviendo.

Solo s? que beber? mi infancia

y desaparecer? ante los millones de ojos

de buitres de esta ciudad.



ESQUELETOS ENTERRADOS


Ellos no llegar?n a la cita

seguramente porque se fugaron

de la fiesta con la puta m?s barata.

Encontrar?n alguna mesa

y beber?n aguardiente

e intentar?n cruzar al otro mundo.

S? que no se escapar?n

porque todav?a les falta mucho por beber

por amar por copular por escribir.

Siempre los recordar?

como los peque?os magos de la miseria

que inventaron con su cuerpo desnudo

el mejor poema para ganar la victoria

como nuestros h?roes,

para no quitarse las m?scaras

ante los monstruos de cinco cabezas.

Pero un d?a no volver?n

y yo tampoco volver? a verlos

como los he visto.

S?lo ser?n decenas

de esqueletos enterrados en este mundo.

Algun d?a se sentar?n a la orilla del mar

a leer sus mejores poemas.

No seremos nosotros.



(Informaci?n cortes?a de http://www.destiempos.com)
Publicado por gala2 @ 21:35  | TEXTOS DEL MISMO BARCO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios