Mi?rcoles, 14 de marzo de 2007
Homenaje a la poeta y al poeta suicidas

?Y ahora soy
espuma de trigo, resplandor de mares?
Sylvia Plath

ESPUMA ESPUMA

Tragarse el mar respirar agua azul
limpiar con su sal los pulmones enfermos
de ese alquitr?n del tedio que atrapa a algunos
seres que se escriben y pactan con la muerte
y has de estar en el mismo saliente
de piedra en la misma grieta
del cristal para comprenderlo

pero dejan su estela enrojecida
s?lo para los otros
para muchas de ellas de ellos no hay tragedia
s?lo hay ese deseo de cortar la ?ltima
hebra
salir de la jaula del mundo
s?lo el pulso final el instante febril
de desenmascararla de mirarle a los ojos

s?lo querer ser un mar silente
las olas
cercenando las p?as de la angustia
entregando la ra?z de la voz
a la gruta de las palabras
s?lo ser p?ldora enrocada del reposo
disolver la conciencia
inundar la memoria ser nada

espuma espuma


Homenaje a Alejandra Pizarnik

?Las palabras
no hacen el amor
hacen la ausencia
si digo agua ?beber???

A. Pizarnik

ETERNIDAD FRONTERA

No comprend?a yo tu amor
por el hueco del viento
ni tu pre?ez de viuda
ni tus s?labas deshiladas

y he bajado hasta tus abismos
a las profundas simas
de tus palabras negras por no
querer nombrar los frutos
tras el cristal del espejo
ensombrecidos
de opacos vapores de un bosque
al que evocabas con voz
de ausencia presentida
y te he hallado viva

palabra acrisolada
por esa espada de tu noche
eternidad frontera


Homenaje a Frida Kahlo

DEL DOLOR Y DEL TIEMPO

Humana y vulnerable
llora sangre mientras se hunde
con las manos el vientre
retuerce sus pezones con rabia
remueve recuerdos envenenados
que la erizan

no sabe si fue un mal sue?o
pero es testigo en aquella tarde
de los parques sobre el lago
de los espejos
de la imagen de la mujer
de los mil ojos

profundos pozos de mirada congelada
rostro carnoso que no tiembla
ni se enturbia sobre el agua
diosa azabache de un bosque sin quejidos

de exuberantes plantas devoradoras
del dolor y del tiempo

Homenaje a M? Merc? Mar?al

Y LA REGRESA

Ser? tu hiedra
naci? silvestre ser? la okupa
de tu jard?n

desde la fronda ser? tu amante
contra los muros convencionales
quiebra el letargo
tus soledades ti?e de verde
ama su sed
sorber? en la ra?z ceniza aire
no lleva bridas
mano que poda sin fundamento
renacer?
dedos que marcan la inclinaci?n
ya se rebela
como la pluma que no secunda
ninguna moda

ella es la hiedra
naci? silvestre azar de ese brote
acude asciende
por capiteles hacia tu arcada
disipa nieblas
leal a un sue?o imaginario
se desarraiga
siempre hacia arriba por descubrir
nuevos caminos
aunque la lleven al mismo muro

Hidra que engulle todo su ser
y la regresa


Homenaje a Anna Ajm?tova

UNA NUEVA VACUNA PARA EL ALMA

San Petersburgo luce sus colores
en la portada de madera de un libro
que estaba abandonado
en un viejo desv?n de mi memoria

por el lado izquierdo de la penumbra
veo salir un ?ngel de alas negras
y traspasar intr?pido con ellas
el helado espejo de la noche en el Neva
florecen al instante obscenas amapolas
como sangre escanciada
en los labios de un ni?o

paso p?gina y otro d?a amanece
ante un sol mortecino
y all? las yemas de las ramas tiemblan
los troncos alineados y l?nguidos
ante un nuevo destino porque saben
que alguien ha vendido ya
el jard?n de los cerezos
sin esperar a que florezcan

en la contraportada
la carcoma penetra hasta los huesos
lleg? el tiempo de inventar

una nueva vacuna para el alma


Homenaje a Alfonsina Storni

?Ah un encargo:
si ?l llama nuevamente por tel?fono
le dices que no insista, que he salido?

A. Storni

AQU?L NO ERA TU TIEMPO

Tenme prestas las s?banas terrosas
y el edred?n de musgos escardados


le esperaste al final de todos los caminos
con la mente y los ojos bien despierta
como mujer que cree en la tierra prometida
libaste de las flores ofreciste tus mieles
y en las manos te crecieron las yemas
de esas plantas silvestres
que viven de otro cuerpo

quiz?s te adelantaste
posiblemente a?n no hab?a nacido
y es f?cil no conformarse
sabiendo que a trav?s de la tierra estercolada
puede brotar el n?ctar
y es cierto que entre la paja a veces
te sorprende un primer trigo

y te quedas con ?l como un tesoro
pero t? lo sab?as
aqu?l no era tu tiempo

(Versos en cursiva de Alfonsina Storni incorporados al poema)


Homenaje a Marina Tsviet?ieva

EL PAN NO SABE A NADA

Muerte con los vencidos
y con los vencedores muerte
muerte en el para?so de los artistas
y en los mercados de las pulgas muerte
muerte en la Rusia roja
y en la Siberia muerte

la casa no nos cabe por la boca-muerte
nosotros no cabemos en la casa-muerte
el sembrado es rastrojo
hiela la muerte-segadora
en tu cabeza-muerte

ya la nieve no es blanca
el pan no sabe a nada


(Versos en cursiva, de M. Tsviet?ieva incorporados al poema y traducidos del ruso)


(De poemario EL CANTAR DE LAS AMANTES, El taller de poes?a 136, Emboscall, 2006. p. 22)
Publicado por gala2 @ 7:52  | POEMAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios