Lunes, 22 de enero de 2007
A TODO RIESGO


INCLU?MOS AQU? LA RESE?A QUE EN SU D?A HICIMOS AL LIBRO DE NUESTRO AMIGO JOS? CARLOS BELTR?N, fallecido el pasado mes de abril de 2006.


A todo riesgo de Jos? Carlos Beltr?n


Angela Serna


El pasado 27 de octubre de 2000, Francisco P?rez Belda present? el libro A todo riesgo del poeta benicarlando Jos? Carlos Beltr?n en el Museo de Arqueolog?a de Benicarl?, de cuyas paredes sobresal?a una muestra de poes?a para ver de 24 poetas visuales.

Este libro de poemas visuales es el reflejo de un hombre, nacido hace 47 a?os, que sabe compaginar a la perfecci?n su trabajo como Corredor de Seguros, la poes?a en sus vertientes discursiva y visual, y su faceta de dinamizador cultural en el sentido m?s amplio, pues es fundador del grupo po?tico Espinela de Benicarl?, editor de la revista de creaci?n po?tica visual Phayum, junto con Mar?a Jes?s Mont?a, director de la colecci?n de libros de poes?a y poes?a visual Candela ... entre otras muchas cosas.

Amante de la poes?a y de la poes?a visual, Jos? Carlos Beltr?n tiene en su haber un buen n?mero de libros entre los que cabe destacar El espejo en el olvido, Plumas de paloma, La voz y el fervor, R?o de luz, Crisol de lunas, Transparente memoria... y ha participado en numerosas exposiciones de poes?a visual y mail-art en Espa?a, Italia, Portugal, Alemania o B?lgica, apareciendo rese?ado en varias antolog?as.

A todo riesgo es un libro que desde la portada, ilustrada con un poema visual del autor que muestra un barco velero surcando un mar de n?meros con todas las velas desplegadas, invita al lector-receptor a lanzarse a la aventura. A partir de ah?, el autor intenta situarnos y sumergirnos en sus poemas por medio de una introducci?n en la que expone sus presupuestos sobre la poes?a visual en general y sobre el libro que tenemos entre las manos en particular.

La distribuci?n de los poemas, as? como sus t?tulos, va trazando poco a poco la trayectoria personal del poeta y su acercamiento a la poes?a visual. Partiendo de una declaraci?n de intenciones: "Hay una poes?a que se lee y otra poes?a que simplemente se mira y llega...", Jos? Carlos Beltr?n asume que "la poes?a visual es el ojo por el que vemos la vida en sus m?ltiples manifestaciones...", ojo cr?tico, ir?nico, tierno, y en ocasiones incierto, pero siempre consciente de que "la poes?a visual es el encuentro de todas las voluntades", un encuentro destinado a "cambiar la trayectoria de la sociedad...": esa sociedad que a menudo no gusta al poeta y que le lleva a hacer afirmaciones categ?ricas: " Quien se encuentra satisfecho con su propio ego, nunca podr? llegar a ser un poeta visual por la falta de ansiedad de cambio..., por una saturaci?n de conformismo interior que tan s?lo puede desembocar en la autodestrucci?n ..."

Se puede estar o no de acuerdo con estas declaraciones del autor, pero lo que si parece quedar claro tras la lectura-contemplaci?n del libro es que para Jos? Carlos Beltr?n la poes?a visual es algo m?s que un modo de expresi?n y de comunicaci?n con el mundo. Para ?l la poes?a visual es un bote salvavidas, esa "respuesta a muchos de los interrogantes que la experiencia nos brinda".

En su libro, Jos? Carlos Beltr?n se muestra como un rom?ntico que sigue creyendo en la paz y en la uni?n de las gentes a trav?s del arte y la poes?a, por eso piensa que "toda obra ignorada est? inconclusa porque le falta esa raz?n de contacto intentando la uni?n entre creador (poeta) y receptor (lector) como un medio unificador en pro de la paz en toda su dimensi?n, desde el interior hacia lo universal."

Su relaci?n con la poes?a es casi una cuesti?n de fe que le hace sentirse, en cierta medida, responsable de la sociedad y del tiempo que le ha tocado vivir; de ah? que piense que "el poeta visual es un artista rasgando las fronteras de su imaginaci?n para ofrecer obras de arte-testigos."

El libro va deshojando momentos de la vida del poeta en un intento de comuni?n con el universo. Por eso se abre con un autorretrato (los ojos del poeta) y se cierra, no pod?a ser de otro modo, con un balance (en el debe: los sue?os, la paz, el amor, las ilusiones, la amistad, el trabajo, la verdad; en el haber: la poes?a, la poes?a, la poes?a, la poes?a. Todo ello rubricado con la huella del poeta en rojo). Entre ambos, la vida y la visi?n de la vida: una visi?n ir?nica, tierna, desgarrada, m?stica en ocasiones, dejando ver el otro lado de este hombre-poeta que no escatima energ?a ni tiempo para recrear el mundo desde la poes?a visual. Y es que Jos? Carlos Beltr?n es capaz de todo por un poema o, mejor dicho, por hacer de la poes?a un modus vivendi, pues la poes?a es el refugio que le permite no caer en la tentaci?n de cada d?a y le obliga a cuadrarse frente a la vida cada noche.

A todo riesgo est? repleto de recurrencias formales, mat?ricas y tem?ticas que el poeta explora de manera casi obsesiva. En cuanto a la forma, por un lado, todos sus poemas se sit?an en el eje de la verticalidad, con una fuerte tendencia a lo elevado frente a lo subterr?neo, incluso en los poemas m?s prosaicos y profanos: ?necesidad de elevar la expresi?n hacia un punto en el espacio que comunique con lo m?s espiritual del universo?

Por otro lado, buen n?mero de sus poemas aparecen enmarcados, siendo el rect?ngulo el m?s frecuente: ?necesidad de acotar la expresi?n; de retener en un instante la visi?n po?tica; de detener el tiempo?

Los materiales utilizados por el poeta son tambi?n recurrentes, una suerte de obsesi?n que, probablemente, le ayude a liberarse de ataduras: ?catarsis? As?, los ojos, los relojes, la cinta m?trica, la baraja, la m?sica: partituras, instrumentos musicales... constituyen los recursos m?s frecuentes del libro, en el que tiempo y espacio se dan la mano en un intento de descubrir el equilibrio que procura la felicidad. Poemas como "Autorretrato", "la poes?a brinda por ti", "tiempo de lectura","inicio del filometro de la amistad", "m?sica visual", "po?tica flamenca"... hasta un total de 13 poemas, dan muestra de las preferencias del poeta por los materiales citados.

En lo que se refiere a los temas, observamos que, con matices y connotaciones diferentes, la tem?tica abordada por el poeta se centra en el tiempo: el paso del tiempo ("el tiempo en las manos"...), el tiempo que vivimos ("ese que nos ata"...), el tiempo de la amistad ("el filometro de la amistad"...), la m?sica y su tempo ("m?sica visual")... Lo que nos permite hablar nuevamente de obsesi?n. Es como si el poeta tuviese prisa para ver, para decir y, lo que es m?s importante, para vivir con intensidad cada momento de su vida.

En su conjunto, y en cada uno de los tramos del libro, se observa una coherencia y una lucidez propias de un hombre que vive intensamente y que toma partido ante la vida.
Desde el mir?n-espectador del primer poema, acompa?ado por la poes?a de la p?gina siguiente personalizada en una sota de copas con una gran P por cabeza, asistimos, a trav?s de una serie de alternancias y contrastes ("Tiempo de lectura"/"El tiempo en las manos"; "Amor nobel"/"La falsa inspiraci?n", etc.) a la puesta en escena de las vivencias de un hombre que afirma que " la poes?a visual es la llave que abre todas las puertas que el coraz?n se atreve a traspasar".

Espero que el lector-espectador se deje atrapar por esta propuesta visual que el poeta dedica a aquellos "creadores que con su amistad y el mensaje de su obra han abierto en m? un hombre nuevo, capaz de ilusionarse...".
________________________

A todo riesgo, Jos? Carlos Beltr?n, Babilonia (Aula de Cultura), col. Pliegos de la visi?n 12, Navarres, 2000. e-mail: [email protected]

Tags: iN MEMORIAM

Publicado por gala2 @ 13:49  | poesia visual
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios